Si desapareces y no avisás, deberás pagar fuertes multas económicas

El Gobierno reconoció que “se gastan muchísimos recursos” en buscar personas que desaparecen por decisión propia sin dejar indicios ni rastros sobre su paradero.
Solo durante el 2018, se concretaron 1.499 búsquedas comunes.
Para frenar el desvió de fondos en vano, el ejecutivo quiere imponer multas de hasta $25.000.

Esta mañana, Marcelo D’Agostino, subsecretario de Justicia, comentó en la radio Estudio 91.7, detalles sobre la iniciativa del Estado para frenar la ola de “desaparecidos” por motus propio que no dejan rastros ni avisan sobre su ausencia.

Solo durante los primeros 7 meses del corriente año, se detectaron 1.499 casos que le costaron más de $20.000 al estado. Sin embargo, no todas las pérdidas se cuentan en dinero. Muchas veces se movilizan patrullas para buscar gente que no está por voluntad propia y se pierde prescencia en lugares donde la policía si hace falta.

Al respecto, el entrevistado dijo“Desde el Gobierno se ha realizado un proyecto dentro del nuevo Código. La realidad está relacionada con el tema de que existen muchísimos solicitudes de paraderos o búsqueda de personas que la gente desconoce que lleva a un gasto importante de las cuentas públicas en personas que se habían ausentado voluntariamente o que sabiendo que se las estaba buscando ocultan su paradero” comentó la autoridad y agregó “El último caso surgió la semana pasada con esta chiquita que había desaparecido en Lavalle y apareció una semana después porque estaba con un amigo. Por ese hecho se armó todo un operativo judicial y policial. Resulta que incluso en su Instagram habían surgido algunas comunicaciones donde los investigadores no sabían si alguien la tenía o si era un posible agresor de ella y en realidad estaba bien, sabía que se la estaba buscando y había ocultado su paradero”

LEÉR MÁS  El centro cultural que creó Gareca recibió $5 millones

Lo cierto es que este tipo de situaciones generan un dispendio de recursos estatales no solamente humanos sino también económicos. “En el 2017 hubo 1.915 búsquedas comunes, que después se supo correspondían a personas que se habían ausentado voluntariamente. Si nosotros multiplicamos por cada búsqueda que implica 20 mil pesos por día calculamos que el dinero que se va en esta actividad por parte de la Policía y de las personas que pueden estar abocadas a otras tareas. Por eso nos parece oportuno romper con estas conductas con multas y/o trabajo comunitarios” comentó.

¿Te fuiste y no avisaste? Multa
Para ponerle fin a esta fuga de recursos vitales para la garantizar la seguridad de los mendocinos, el ejecutivo envió un proyecto de ley para formalizar un sistema de multas económicas contra aquellos que desaparecen voluntariamente sin dejar rastros y sin dar señales de vida.
“Hemos enviado un proyecto que habla de la ausencia voluntaria para sancionar la conducta relacionada con lo anterior, la multa estaría dentro de las mil unidades fijas y las 2500 unidades fijas. Cada unidad fija es de 10 pesos, o sea que serían 10 mil o 25 mil pesos. Si no puede pagar la multa el juez de Falta, que determinará si se le aplica el mínimo o el máximo, deberán hacer trabajos comunitarios.
En cuanto a los menores que se van sin avisar, el entrevistado aclaró que deberán pagar los padres. “El mismo Código establece que como principios generales cuando son delitos son cometidos por menores, en este caso las faltas los que responden son los padres. Eso lo va a determinar el juez de Falta. Pero la idea es indicarle a la comunidad que este tipo de aventuras no son gratis, generan andamiaje de infraestructura y ese dinero lo podemos usar en otras cosas como mejoras guarderías, escuelas, hospitales o en casos donde verdaderamente se necesite buscar a personas.

LEÉR MÁS  San Rafael: Dos nenes jugaban con bidón de nafta y se prendieron fuego: uno está grave

Fenómeno recurrente
Con el fin de ejemplificar el desvío innecesario de fondos públicos, D’Agostino recordó algunos casos locales que muchos mendocinos recuerdan.
“Un buen ejemplo de lo que está pasando es el del responsable de un Rapipago de supermercado Vea. Su pareja dejó entrever que manejaba grandes sumas de dinero por lo que podría haber sido víctima de robo, y se ocupó la totalidad de los recursos para buscar a la persona. Pero resulta que luego fue hallado en una estación de servicio y no se acordaba nada de lo sucedido. También tuvimos el caso emblemático de un abogado mendocino que trabajaba en Fadiunc y había tenido una última conversación con su familia cuando estaba en un banco. Luego de activarse una importante búsqueda resulta que apareció en Córdoba y había malgastado el dinero. Pero se armó todo un operativo, son conductas que no pueden pasar desapercibidas y devolver al Estado que ha invertido en estas búsquedas”.

Falsas amenazas de bomba: también serán penadas
En relación a las amenazas de bomba que finalmente no explotan y que requieren alto costo el especialista en seguridad ciudadana agregó “Ese caso está puntualmente en un artículo del Código de Faltas establecido, que es la mala utilización del 911. Es algo muy frecuente” dijo.

“Eso sí está previsto, lo que no estaba previsto es esta conducta de ausencia voluntaria que generan gastos en el erario público y a su vez de recursos. Es dinero que sale del presupuesto del Ministerio de Seguridad y afecta por igual a todos los mendocinos” cerró Marcelo D’Agostino.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here