Se jubiló pero la comuna de Guaymallén le sigue pagando por un “contrato de locación”

Un actual empleado de la Municipalidad de Guaymallén, que desempeñó funciones durante la gestión del ex intendente Luis Lobos, es uno de los tantos privilegiados por estos días que cuenta con un contrato de locación de servicios que le permite seguir cobrando un sueldo en la comuna.

Se trata de Rubén Carrera, un jubilado a quien llamativamente, desde la gestión comandada por Marcelino Iglesias, le prepararon un contrato especial para conservarlo en funciones dentro del municipio.

Lo que genera polémica acerca de esta modalidad de contratación es la necesidad de seguir conservando en funciones a un empleado, cuando supuestamente viene llevando adelante una política de ajuste en la estructura del municipio y ha procedido a desvincular a numerosos empleados que provenían de la gestión de Luis Lobos. Por otro lado, las críticas apuntan a cuestionar si es compatible con la política que anuncia por todos los medios el Ejecutivo municipal, el hecho de que un jubilado de la comuna siga cobrando a partir de un contrato como el mencionado y perciba ambos ingresos.

Lo cierto es que Carrera es uno de numerosos empleados que se encuentran nombrados bajo las mismas circunstancias. Hay más personas que pasaron de la planta permanente de personal (cuenta sueldos) a disponer de un contrato de locación de servicios (cuenta servicios).

El hombre tiene 68 años, se desempeñó como capataz varios años durante la gestión de Luis Lobos en el área de Servicios Públicos y según afirmó en una declaración judicial reciente, a pesar de estar jubilado, continúa cobrando como monotributista en el municipio.  “¿Tan calificada es la función q realiza? ¿No puede hacerlo otro empleado de una planta de personal superpoblada?”, cuestionan fuentes del municipio.

LEÉR MÁS  San Rafael: Dos nenes jugaban con bidón de nafta y se prendieron fuego: uno está grave

“Ingresé en el año 1974 como peón, con estudio primario completo. No soy profesional. Llegué al último grado del escalafón, a la clase 13 por las responsabilidades que me iban dando. Quiero aclarar, que hoy a la fecha, como monotributista, nunca salí de la Municipalidad, es decir que tuve continuidad. Hoy tengo responsabilidades con todos los vehículos, los propios y los contratados. Supervisar, controlar esas son mis tareas. Hoy controlo a los capataces que están en cada vehículo con las cuadrillas”, declaró Carrera el pasado 30 de mayo a la Justicia.

Cuando el slogan de campaña oficialista anunciaba un cambio respecto al pasado, por estos días, se sigue repitiendo el mismo accionar con el que se jactó de acusar al ex intendente peronista por posicionar a varios empleados y familiares de manera poco clara en la municipalidad.

Se trata de un accionar que algunos concejales le vienen cuestionando a Iglesias. En este sentido, el jefe comunal hace oídos sordos cuando le preguntan también porqué había omitido informar seis cargos de “subdirectores” creados en su gestión, entre otros, como 137 “recategorizaciones” que realizó hasta julio de 2017 sin pasarlas por el Concejo Deliberante, ni por concurso.

Otro de los cuestionamientos, apuntaron a 80 “nuevos cargos”  que surgieron en el presupuesto 2018, sin que estuvieran debidamente incorporados en el Cuadro General de Cargos. Por los pasillos, algunos señalan que en muchos casos se trata de una “devolución de favores” que viene de su campaña.

Además, el municipio de Guaymallén fue denunciado por contratar casi 500 nuevos empleados de forma indirecta durante la gestión actual; es decir, a través de la tercerización de servicios. Con esto se cuestionaba el contrato de Santa Elena, ya que el aumentó correspondía a la planta de personal de la Municipalidad en áreas de recolección de residuos domiciliarios, levantamiento de verdes y escombros, y limpieza de acequias y barrido de calles. Esta información parte de un informe pedido por el justicialismo al Ejecutivo. El mismo proviene de la compañía de seguros “Mapfre Argentina”, que certificaba la afectación de 491 personas a nombre de la firma “Bodegas y Viñedos Santa Elena”.

LEÉR MÁS  Denuncian que cambios en la OSEP 'saturan el sistema de salud pública'

En tanto que a fines del 2017, el jefe comunal aseguró en una entrevista que planeaba seguir reduciendo la planta de Guaymallén en cuanto a sus trabajadores: “Yo voy a seguir disminuyendo la planta de personal, en la medida en la que se vayan produciendo las jubilaciones o retiros voluntarios. Tengo 502 empleados menos y voy a seguir bajando la cantidad, obviamente en menor medida, pero vamos a quedarnos con los trabajadores que realmente hacen falta”, expuso sobre el tema.

Lo que deja en claro el funcionario con algunas afirmaciones, es que se esconde cierta incongruencia en la gestión. Más aún, cuando se vienen denunciando gastos irregulares y licitaciones irregulares en el municipio, además de la vinculación millonaria del Ejecutivo municipal con empresas que están siendo investigadas por hechos de corrupción durante la gestión Lobos (Freeway S.A. y Domingo F. Linares S.A) . Estos últimos contratos fueron difundidos por nuestro medio en publicaciones anteriores.

Para ver más sobre estos contratos en Guaymallén:

Una a una las contrataciones por $25 millones de Marcelino Iglesias a dos empresas investigadas por corrupción en Guaymallén

Confirman las contrataciones vigentes del municipio de Guaymallén con empresas de la gestión Lobos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here