Ramón Rojas tenía pedido de captura por la matanza en Los Molles. No declaró y pidió prisión domiciliaria. Es el segundo detenido.

El puestero que era buscado por el envenenamiento de 34 cóndores en Malargüe se entregó a la Justicia en las últimas horas. Se negó a declarar y pidió prisión domiciliaria ya que aseguró que padece ataques de pánico. Es el segundo detenido por el hecho.

Sobre Ramón Navarro Rojas pesaba un pedido de captura desde el martes pasado, cuando efectivos de la Unidad Investigativa de Malargüe realizaron dos allanamientos en dos puestos: uno de la localidad de Los Molles y el otro en El Sosneado.

En ambos lugares los uniformados secuestraron una sustancia sospechosa de ser veneno fosforado, de acuerdo a la inspección ocular que realizó personal de Bomberos. En Los Molles decomisaron además un rifle calibre 22 con mira telescópica. Un hombre de apellido Baigorria fue detenido en ese paraje malargüino pero Rojas no fue encontrado, por lo que se libró su pedido de captura.

El fiscal Javier Giaroli, quien tiene a cargo la investigación, confirmó a Los Andes que el sospechoso de 67 años compareció esta mañana en la fiscalía. Lo hizo acompañado de su abogada defensora.

Giaroli indicó que Rojas fue notificado de la acusación y se abstuvo de declarar. También informó que el puestero pidió prisión domiciliaria porque, según manifestó, sufre de ataques de pánico. Ante esto, el criancero será sometido mañana a ciertos estudios para confirmar si presenta o no esa patología.

Los cadáveres de los animales -34 cóndores, un puma, corderos y una oveja- estaban amontonados en tres grupos distintos y “achicharrados” en el paraje Los Molles. Tras los análisis de la sustancia en los restos de los animales se pudo saber que habían sido envenenados con Carbofurano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here