La denuncia surge desde el bloque radical del Concejo Deliberante de San Martín. Mauricio Petri (UCR), en diálogo con Diario Somos, manifestó que el intendente contrajo recientemente una deuda de 30 millones, en un intento de diluir la complicada situación económica del municipio.

“Hace más de un mes se autorizó una deuda de 30 millones proveniente de una banca privada como lo es el banco Superville. Esto solo engrosará la deuda de 160 millones que ya debe el municipio desde 2015”, aseguró Petri.

Sin embargo, esta situación fue negada por el concejal Roberto Loyola, quien preside la Comisión de Hacienda y Presupuesto del Concejo Deliberante: “La deuda se había emitido en 2016 pero por una cuestión burocrática no llegó la aprobación de Nación y la tuvimos que presentar nuevamente en el presupuesto de este año”.

“Esos 30 millones que pedimos el año pasado serán destinados a una maquina asfaltadora como la que tiene Lavalle que permite asfalta muchas cuadras a la vez”, explicó Roberto. Según señaló Loyola, la denuncia de los concejales radicales responde al desconocimiento de los fondos que tendrá ese dinero.

El problema, según Petri, radica en que ese dinero será utilizado para cuestiones más generales, “no hay nada especificado solo dice, servicios generales, finalización de obras, etcétera”. “No repudio la deuda, si se invirtiera para reforzar el tendido eléctrico, extender la red de cloacas o construir infraestructura especifica estaría bien aprovechado”. “El gasto municipal en obras es menor al 7% anual”, señaló con desconfianza Petri.

LEÉR MÁS  Se cayó de su moto, golpeó contra el cordón y perdió el brazo izquierdo

“Tenemos una municipalidad sin capacidad de respuesta”, aseveró el concejal radical y agregó: “No se puede gestionar nada, los proyectos de obras públicas que se proponen desde el consejo no tienen destino”.

“Si a un vecino se le quema un foco de la calle, la Municipalidad le pide que lo compre para poder cambiárselo”, contó Petri para ilustrar la crisis de la comuna.
De acuerdo a las cifras que dieron a conocer desde el bloque radical, cuando asumió el actual intendente Jorge Giménez(PJ), el municipio contaba con una deuda de 21 millones. “Creo que el intendente no es un buen administrador porque tiene un municipio en bancarrota”, aseguraron desde el bloque.

Al hablar del presupuesto municipal es inevitable referirse al polémico tema de los sueldos. El asunto se tornó mediático con el “dietazo” del intendente de Tunuyán, pero el caso de Gustavo Soto no es aislado. “Nosotros siempre nos opusimos al aumento ya que consideramos que Argentina se encuentra en una situación complicada y como funcionarios tenemos que dar el ejemplo”, sostuvo Petri al respecto del sueldo del intendente.

“Cuando Cornejo se refirió al congelamiento del sueldo de los funcionarios, Jorge Giménez, desligó su ingreso del de Cornejo y unió su paga al de las paritarias”, detalló Petri.

LEÉR MÁS  Increíble. Se robaron un zepelin de mil litros

Por su parte, en diálogo con Diario Somos, Loyola, negó terminantemente toda la denuncia radical.

“Las cosas no son como ellos las plantean, acá hay una carga política de por medio”, aseveró Loyola.

Según el funcionario, el municipio de San Martín es “unos de los pocos que llevan la contabilidad en un sistema web integrado que hace a la transparencia y que pueden consultar todos los vecinos”. “Los que denuncian nunca han querido participar en los debates porque saben que no cuentan con fundamentos, cuando hablo de las finanzas del municipio, me refiero a cosas objetivas y comprobables”, se defendió el integrante del bloque del PJ en el Concejo.

“Si bien es verdad que arrastramos una deuda histórica, es solo de 74 millones, dicha deuda será cancelada antes del 31 de diciembre de este año”, aseguró Roberto.
Visiblemente enojado con los denunciantes, Loyola zanjó la cuestión: “Son unos irresponsables que hablan sin saber”. El concejal asegura que los números no mienten y se mostró predispuesto a compartir los del municipio: “De los 160 millones de deuda que ostentaba el municipio cancelamos 90 millones el año pasado”.

“El municipio maneja un presupuesto anual de 810 millones, por lo tanto la deuda que tenemos representa un mínima parte de eso”, aseguró Loyola y deslizó que “ellos no manejan datos, solo les gusta salir a los medios locales a hablar pavadas”.

CONCEJO DELIBERANTE SAN MARTÍN
“El 95% de la deuda consolidada tiene fondos certeros como el IPV para la construcción de barrios, saneamiento de cauces y expropiación de terrenos”, respondió Roberto a las acusaciones radicales que aseguran desconocer el destino de los fondos.

LEÉR MÁS  Dos mujeres golpeadas en Malargüe

La polémica en la Municipalidad de San Martín continúa, y los dimes y diretes de los concejales incrementan la tensión entre los distintos bloques que afirman y desmienten las cifras que confirman un endeudamiento mayor o menor por parte de la Comuna.

El caso de Luján

Si de deudas municipales se trata, el caso de Luján es conocido. Sobre el municipio pesaba una deuda de 440 millones al 6 de diciembre de 2015, fecha en que asumió Omar de Marchi.

“La situación era tan grave que no teníamos papel ni tóner para gestionar las cobranzas”, resumió el subsecretario de Hacienda de Luján, Jorge Balmaceda.
“La austeridad y un buen manejo de los fondos fueron las claves para ponernos al día, estimamos que a fines de este año podríamos cancelar totalmente la deuda”, narró optimista Balmaceda.

“Los vecinos colaboraron mucho ya que, comenzaron a volver a pagar los impuestos cuando se dieron cuenta que la municipalidad también cumplía”, señaló el funcionario. Entre las cuentas impagas, figuraban cheques sin fondos y pagos incumplidos a proveedores. “Lo más urgente fue la deuda salarial, tuvimos que pedirle apoyo a un banco durante los primeros meses para poder salir de la crisis”, describió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here