El 7 de abril comenzó en la provincia de Mendoza una campaña, impulsada por la Dirección de Género y Diversidad, con el objetivo de que se tome conciencia sobre la violencia que sufren las mujeres en espacios públicos cuando son abordadas con insinuaciones o “piropos”.

La campaña conocida bajo el lema “Nada para celebrar, mucho para cambiar”, tendrá lugar hasta el próximo miércoles 13. Silvina Anfuso, directora de ese organismo, se refirió a la necesidad de hacer crecer la conciencia contra el acoso callejero que durante mucho tiempo se naturalizó y que, desde el Estado, mediante la concientización, se intenta cambiar.

LEÉR MÁS  Volcó un camión que llevaba 93 mil huevos

Anfuso aseguró que “el mal llamado piropo” es un primer paso en un camino de violencia hacia las mujeres que en muchos casos termina en situaciones de agresión mucho más graves.

Este movimiento para resguardar el derecho de las mujeres en las calles, para que puedan circular sin ser sometidas a comentarios innecesarios sobre su cuerpo o su condición, comenzó en otros lugares de América Latina y Estados Unidos, como una forma de denuncia política contra una práctica que debe ser erradicada de la sociedad.

LEÉR MÁS  Godoy Cruz tendrá su Vendimia el sábado

“Se han ritualizado situaciones injustas y peligrosas, como tener que aceptar comentarios extemporáneos de carácter sexual con una actitud sumisa, cruzándonos de vereda, por ejemplo”, señaló la funcionaria.

La campaña que lanzó el gobierno provincial tiene como objetivo empezar a crear conciencia y señalar estas situaciones indeseables que son un primer paso en una escalada de violencia de género.

“Si bien la realidad nos dice que es el hogar el lugar en el que las mujeres se encuentran más inseguras y expuestas a situaciones de violencia (los femicidios son cometidos mayoritariamente por hombres de su círculo íntimo), el diseño del espacio público tampoco contempla el acceso a servicios y que las mujeres puedan transitar de manera completamente libre, segura y en igualdad de condiciones”, agregó Anfuso.

LEÉR MÁS  No le paró el micro y atacó a palazos la unidad

Por último, desde el organismo afirman que la violencia contra las mujeres en el espacio público se expresa de diferentes maneras, y a pesar de que sólo algunas de ellas son identificadas como tales -asaltos, violaciones, arrebatos-, existen otras tantas manifestaciones de la violencia sexista que se encuentran fuertemente arraigadas en la cultura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here