La Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Cuyo propuso ser el primer edificio en Mendoza en el que los baños no se distingan en masculino y femenino. En la puerta de los sanitarios de la institución, ya puede verse un cartel que indica “Este baño no tiene género”. No obstante, muchos de los integrantes de la facultad siguen usando los baños indicados para cada sexo. Y hay otro detalle: en la misma universidad ya hubo una iniciativa parecida. La Facultad de Artes tuvo durante años un baño mixto, que ahora está cerrado.

La iniciativa surgió desde el Área de Derechos Humanos de dicha facultad. La justificación reside en que “los baños separados físicamente no pueden entenderse más que como el producto de una separación histórica y que esta diferenciación, llamada comúnmente binarismo, es la base de todas las injusticias que tienen que ver con las relaciones entre los géneros. Los baños binarios, en este caso, no contemplan la existencia de personas que se reconozcan como travestis, transexuales, queers, intersex, etcétera.”, según comunicaron.

LEÉR MÁS  Vacunas antirrábicas gratuitas para perros y gatos

Si bien la propuesta ya está en marcha, hay quienes siguen usando los baños con los criterios anteriores. “No me molesta que ahora los baños sean mixtos, pero he notado que los varones siguen usando el baño que era de los varones, y las mujeres vamos al baño que era de mujeres”, aseguró Andrea, estudiante de Comunicación Social.

A quienes tampoco les molesta, es a los varones. Marcos, por ejemplo, que trabaja en administración, argumenta que la iniciativa es un paso más hacia la igualdad. “No me molesta. Por el contrario, me parece muy positivo el cambio, un gran avance hacia la inclusión. Es más, me parece ridícula la división entre femenino y masculino. No porque compartamos el baño voy a mirar a una mujer, el respeto pasa por otro lado”, comentó.

LEÉR MÁS  Comenzó con éxito la nueva temporada de Luján Playa

Agustín, estudiante de Sociología, manifestó que la propuesta del baño unisex es una forma de romper con los estereotipos. “Me parece inclusivo y necesario para la sociedad. Para romper con los estereotipos, los mitos. En lo personal no me siento incómodo. Pero sí me han comentado algunos compañeros que les parece extraño, que sean sentido incómodos, a mí no me molesta”, reconoció.

Las mujeres son quienes más pudor tienen. A Emilce, Melisa y Marlene, todas estudiantes de la facultad, la iniciativa no les gusta. “No me gusta lo que han hecho. Creo que las mujeres necesitamos nuestro espacio, nuestra privacidad, soy más de lo clásico”, indicó Emilce. “Me siento incómoda, no me gusta. Tal vez estaría bueno incluir un tercer baño con la opción de que sea mixto, pero que se mantengan femenino y masculino”, dijo Melisa. Marlene estuvo de acuerdo con ellas: “Cada uno necesita su espacio”, señaló.

Pese a la novedad de la propuesta, históricamente otro edificio dentro de la misma universidad también presentaba sus baños compartidos por ambos géneros. Se trata de la facultad de Artes y Diseño, en su edificio central donde cursan los alumnos de Teatro y Cerámica, pero el tema de los baños mixtos aquí parece haber quedado en el pasado. “Antes había un baño mixto, que entendemos que está en reparación hace tiempo. Hoy en día está estipulado que el baño de profesores es el de mujeres y el del primer piso el de varones”, comentaron alumnos de la carrera de Teatro.

LEÉR MÁS  Lujan tendrá un centro cultural del vino inédito en el mundo

En Diseño, en tanto, la división permanece. “Acá sería una locura implementar lo de los baños mixtos. Me parece que se prestaría para ciertas cosas y que eso afectaría a la reputación de la universidad. Solo una vez fui al baño en el edificio de teatro y no voy más, me sentí incómodo”, dijo Juan, estudiante de Diseño Industrial.

Fuente: VP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here