La dirigente de la Corriente Renovadora Progresista explicó que el proyecto ”aún se encuentra en su etapa de desarrollo y discusión para tratar de encontrar los lineamientos acordes para su futura implementación” pero aclaró que ”la intención es trabajar desde los colegios incluyendo contenidos curriculares en materia de prevención, dejando de negar los crecientes niveles de desigualdad y violencia que sufren las mujeres desde la infancia”.

El propósito impulsado por Gil Lozano se basa en parte en el Enfoque socio histórico de la psicología de la actividad,(Bruner, 1999; Holzman, 1997; Vygotsky, 1978; Wells, 1999), en donde se destaca que ”el individuo se apropia de la cultura a través de las actividades educativas en las que participa y que encuentran en la escuela su principal escenario, tanto para la reproducción como para la transformación de la sociedad de la que forman parte”.

LEÉR MÁS  Pulverizan en San Carlos a pesar del rechazo del Concejo

Esta perspectiva proporciona un excelente marco de referencia teórico para explicar por qué y cómo la cooperación entre alumnas y alumnos en la escuela puede contribuir a la formación de una cultura de la igualdad que erradique la violencia de género, al proporcionar contextos de interacción social en los que se utilicen las herramientas necesarias para dicha construcción.

En ese sentido, la reconocida defensora de los derechos de la mujer explicó que ”la idea es reforzar los conceptos de la importancia de la no violencia y la igualdad desde edades tempranas para evitar la naturalización de las agresiones” y agregó que ”las violencia es una conducta adquirida, por lo cual hay que empezar a trabajar oficialmente en las escuelas fortaleciendo aquello que está bien, como ser el diálogo, la inclusión, la armonía, la convivencia, etc”.

LEÉR MÁS  Chocó y murió: era madre de 4 niños pequeños

La también socióloga explicó que ”las investigaciones que se han realizado sobre programas de construcción de la igualdad y prevención de la violencia de género reflejan la eficacia que para ello puede tener un aprendizaje cooperativo en equipos heterogéneos, proporcionando un contexto que favorezca que ambos sexos ayuden desde un lugar similar en torno a objetivos compartidos y distribuyendo las oportunidades de poder y protagonismo, en lugar de reproducir en la escuela las discriminaciones sexistas que excluyen a las mujeres del poder y a los varones de la empatía y del cuidado de otras personas.

Siguiendo estos conceptos, el proyecto incluye, en una primera etapa, la capacitación y concientización de directivos, docentes y padres acerca de la problemática y de la función que deben cumplir en la cadena de prevención, para luego empezar a trabajar sobre los alumnos con actividades que incluyan acciones grupales, teóricas y prácticas, talleres de prevención dictados por especialistas, lectura de bibliografía relacionada y otras prácticas que surjan como resultado de las propias inquietudes que puedan manifestar los estudiantes acorde al nivel de enseñanza que estén cursando.

LEÉR MÁS  Se cayó de su moto, golpeó contra el cordón y perdió el brazo izquierdo

Además, la iniciativa legislativa promueve ”mayores dispositivos disciplinarios para aquellos alumnos que muestren conductas agresivas en los establecimientos educativos, constituidos por sanciones directas o por correcciones destinadas a reflexionar sobre esas actitudes violentas de los menores”. En este punto, la referente del massismo explicó que ”actualmente en los colegios se protege a los agresores en desmedro de las víctimas” y consideró que ”el proyecto también pregona que eso se modifique inmediatamente”.

Finalmente, Gil Lozano adelantó que ”en los próximos días mantendrá encuentros con sociólogos, psicólogos, especialistas en educación y agrupaciones estudiantiles para sumar conceptos y adhesiones a la iniciativa que podría presentarse en las próximas semanas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here