Las provincias no estarán al margen de su puesta en marcha. Tendrán que aportar la estructura para captar a los destinatarios y coordinar acciones con municipios y organizaciones que ya trabajan en el territorio sobre esta problemática. Sin embargo, también se destaca otra cualidad: lo que se busca eliminar es la cantidad de intermediarios, para así evitar que el programa sea utilizado como una herramienta política.

El Estado apunta así con sus políticas sociales por primera vez a una franja etárea que no es simple de definir ni de captar a través de programas específicos. De acuerdo con César Maturano, director de Juventud de la provincia, este grupo social no se restringe solamente a un solo sector social, pero donde se siente mayor vulnerabilidad es precisamente en los estratos más bajos. ”Las razones de la exclusión son varias, principalmente la económica. Y el hecho de que el sistema educativo sea expulsivo. El incentivo hará que la escuela vuelva a ser atractiva”.

”Depues de la crisis del 2001, se desintegró la comunidad y la familia. Muchos de estos chicos, terminaron sociabilizándose en una familia desvastada, sin horizontes. Por distintas situaciones, no accedieron al sistema educativo ni a un trabajo, porque tenían a su vez padres desempleados. Nos hemos encontrado con sectores medios y acomodados que, por distintas situaciones, no han accedido al sistema educativo. La educación es primordial porque es igualadora”, describió Rafael Moyano, subsecretario de Desarrollo Social y Familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here