Respecto a la plaga Lobesia Botrana, más conocida como “Polilla de la Vid”, agricultores aseguran que el ISCAMEN no hace nada para evitar la destrucción de la producción, y alegan que se está “persiguiendo” a productores desde lo fiscal sin pensar en combatir eficazmente el flagelo.

La Polilla de la Vid es una plaga que se instaló en Mendoza hace algunos años y afecta en gran medida a los cultivos de toda la provincia. Ha ocasionado grandes pérdidas en la cosecha, tal es así que desde el Gobierno Nacional emitieron fondos para la compra de productos que permitan controlar la plaga.

Al respecto, Diario Somos consultó dos voces: por un lado, productores que denuncian inacción estatal y por otro a ISCAMEN (Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria de Mendoza) que asegura brindar lo necesario a aquellos que realicen la inscripción correspondiente.

Según los denunciantes, muchos agricultores no se han inscripto porque temen persecuciones fiscales, mientras la plaga sigue avanzando. “Si hay una epidemia de cólera, primero lo curás y después le pedís el documento y el pago del impuesto inmobiliario”, ejemplificaron; y aseguran que la polilla ya ha ocasionado una pérdida del 50% del total de la producción mendocina.

Por otro lado el encargado de Lobesia Botrana dentro del ISCAMEN, Arturo Sardá, contó a este diario que el organismo brinda los productos necesarios para controlar la plaga, siempre y cuando el productor se inscriba. Respecto a la denuncia del lector de Diario Somos, aseveró que no se persigue fiscalmente a los productores, sino que simplemente se requieren papeles que lo identifiquen como dueño de las hectáreas a tratar.
Sin embargo, constatamos que no es el único requisito ya que también se solicita RUT (Registro Único Tributario), boleta de Irrigación y otros. La inscripción para adquirir los productos cerró el pasado 16 de junio, pero Sardá informa que si algún productor no se ha inscripto aún puede dirigirse a la sede central de ISCAMEN – ubicada en Av. Boulogne Sur Mer 3050 – con la siguiente documentación:

– Fotocopia de DNI, Fotocopia de escritura (en caso de ser propietario único) o del acta de constitución (en caso de ser una sociedad), número de CUIT, Declaración jurada de cuántas hectáreas serán afectadas, RUT (se puede sacar en el mismo ISCAMEN) y última boleta de irrigación (no importa si está impaga). Una vez hecho el trámite, las autoridades aseguran que le brindarán al productor los químicos correspondientes para combatir la polilla.

En el caso de Guaymallén el operativo de inscripción estuvo a cargo de la precandidata a concejal (suplente) Mariana Echevarrieta, quien logró inscribir únicamente a un vitivinicultor que posiblemente no ingrese. El departamento cuenta con 640 hectáreas que, de no mediar nuevas acciones, quedará a merced de la pandemia agrícola.

Si bien no se ha informado oficialmente sobre el avance en otros departamentos, el operativo funcionó de manera más efectiva en localidades como Maipú, el sur provincial y el Valle de UCO.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here