Presupuesto 2015 demorado

El fin de año encuentra a la Legislatura como escenario de conflicto entre oficialismo y oposición. Luego del rechazo el viernes al proyecto minero de Hierro Indio, el Gobierno se aprestaba a presentar esta semana el presupuesto 2015, con una pauta de 42 mil millones y una necesidad de financiamiento externo de 800 millones. Pero, a priori, la madre de todas las batallas se anticipa más áspera que de costumbre, ya que el Gobierno ha decidido postergar el envío a la Cámara de Diputados debido a la tensión actual que tiene con la Unión Cívica Radical (UCR).

Francisco Pérez demoró 8 meses en contar con la actual ley de leyes, que se destrabó finalmente por un acuerdo entre ambas fuerzas políticas con el compromiso de limitar el pedido de crédito externo en 800 millones. Por eso, el 2014 ha sido un año de contrapuntos intensos entre el oficialismo y el principal partido opositor.

En las trincheras del justicialismo ya evalúan que la discusión no será fácil con el radicalismo por un presupuesto que será la puerta de entrada a un año electoral. Estaba previsto que el ministro Juan Gantus presentara mañana en la mañana la ley que motoriza el funcionamiento del Estado provincial. Sin embargo, fuentes legislativas indicaron que eso se postergará, al menos, una semana, mientras todavía se analizan las leyes de Avalúo e Impositiva.

El diálogo con la UCR pasa por el peor de los momentos. Después del rechazo legislativo al proyecto minero Hierro Indio el viernes, el gobernador acusó a los radicales de propiciar la tensión social en General Alvear. “Parece que alentaran el levantamiento en Alvear. Extrañamente, el líder de los radicales (por Alfredo Cornejo) se escondió durante toda la semana y no respondió sobre este tema”, enfatizó Pérez horas después de la derrota legislativa.

LEÉR MÁS  Guaymallén: un hombre recibió un cuchillazo en el pecho

Por esta razón, en el Gobierno parecen haber decidido no apurar el proceso, que ya viene retrasado.

Un endeudamiento de 800 millones

Extraoficialmente, la pauta de gastos será aproximadamente de unos 42 mil millones de pesos (en el 2014, se aprobó el presupuesto por 37 mil millones).

El endeudamiento parece que se sostendrá en los mismos números que este año, 800 millones de pesos, o con una mínima variación. Han prometido que se destinará a pagar la deuda pública ya contraída.

Se prevé que el Gobierno de Mendoza no saque los pies del plato y calcule un dólar a 9,45 pesos y una inflación anual de 15 por ciento, tal como se proyectó en el Presupuesto nacional.

El compromiso al que quiere llegar el Gobierno en la transición es alcanzar el déficit cero, una de las preocupaciones del radicalismo que aspira a ser Gobierno para no encontrarse con una deuda inmanejable que no le permita gestionar.

“Será un presupuesto austero y mesurado”, confiaron desde Hacienda. En medio de los reclamos de bonos de fin de año y de reapertura de las paritarias, la estrategia será similar a años anteriores: desde el oficialismo aseguraron que esta pauta no cuenta todavía con el porcentaje de incremento salarial que se negociará con los gremios estatales. En el 2014, el promedio de aumento salarial fue de 30,5 por ciento.

LEÉR MÁS  La Corte decidirá sobre Julieta Silva antes de fin de año

En materia de obra pública, sustancial para un año electoral, el Gobierno tiene previsto despedirse con una gran obra –la cuestionada Villa Olímpica– y cumplir otra meta que le trae controversia con los radicales: llegar a las 12 mil casas. A ello se le suman la ampliación de la tercera trocha en el Acceso Sur y el tramo hacia Las Heras del Metrotranvía y megaobras como Los Blancos, cuyos fondos figuran en el Presupuesto nacional pero cuya ejecución siempre es una interrogante.

El grueso de lo presupuestado en obra pública estará destinado a terminar lo que ya está en ejecución, adelantaron desde Infraestructura.
Mientras tanto, sigue el análisis de las leyes financieras que nutren el Presupuesto, Avalúo e Impositiva. La segunda norma prevé tasa cero para el sector productivo y aumentos de 20 por ciento en Inmobiliario y de 30 por ciento en Automotor. Uno de los nudos de la discusión será la ratificación del 3 por ciento en materia de Ingresos Brutos para las empresas petroleras, el cambio más significativo en este gravamen y que responde al acuerdo con la Nación por la nueva Ley de Hidrocarburos.

Fuente: ElSol

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here