Con una superficie de 280 hectáreas, la Laguna Blanca está sufriendo el déficit hídrico que mantiene a la provincia en emergencia por quinto año consecutivo y, según la Asociación Malargüina de Pesca con Mosca (AMPM), corre grave riesgo de secarse.

Por esta razón, el organismo decidió tomar la solución en sus manos y, a través de una canalización, desvió aguas del arroyo Colorado para llenar la laguna. Sin embargo, personal de Irrigación cerró esta canalización porque no es regular y la prioridad de la utilización del agua es para el uso potable y los productores.

LEÉR MÁS  Caso Carleti: la Justicia excluyó a Hisa como heredero de Norma

Según comentó Horacio Marinaro, presidente de la AMPM, la situación en la laguna Blanca es muy complicada porque el arroyo El Durazno, afluente natural del espejo, está sin agua hace un par de años. Por esta razón corre peligro de secarse y afectar a los pejerreyes que han sembrado en el lugar en la última década.

LEÉR MÁS  Murió violentamente una mujer en Chacras: miedo y misterio entre los vecinos

La solución que encontró la asociación fue la misma que, aseguran, se tomó en décadas anteriores: desviar aguas del arroyo Colorado.Para eso invirtieron recursos propios para profundizar tomas que ya existían en la zona producto de emergencias hídricas anteriores.

La laguna ya tiene antecedentes de problemas de afluente desde los 70 y en varias ocasiones se secó y volvió a llenarse de forma natural, pero, en todos los casos, la población de peces se vio afectada. Ante eso, la AMPM se encargó desde el 2002 de realizar los estudios biológicos y de calidad de agua para comenzar a sembrar nuevamente pejerreyes. En la actualidad hay peces que, en promedio, llegan a 1,4 kilos y, los más grandes, a 2,5 kilos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here