Pasión por la cerveza artesanal: abrieron más de 100 bares

Primero fueron los patios cerveceros y en 2018 llegaron los bares dedicados a la bebida a base de malta.

La actividad cervecera está en auge en la provincia. Si bien estiman que los costos de producción han aumentado un 30% y no pueden trasladarse totalmente a precios, continúa siendo un negocio rentable y se evidencia en las aperturas de nuevos comercios.

A los ya conocidos patios cerveceros (más de una docena entre el Gran Mendoza, San Martín y el Valle de Uco) se les suman más de 100 de bares que abrieron sus puertas este año, o que se reconvirtieron para hacer de la cerveza artesanal la protagonista principal para atraer clientes.

Además del crecimiento en los locales que la comercializan, la producción de cerveza ha ido ganando lugar en el país, con más de 1.500 productores registrados. En los últimos años el sector creció un 40%, aunque desde la cámara que los nuclea advierten que muchos no registran su marca y, aunque la producen, lo hacen para consumo familiar o venta informal.

Crecimiento sostenido
Desde hace tres años funciona en Mendoza la Cámara de Cerveza Artesanal. Ana Orellano, presidente de la asociación, refirió que el crecimiento ha sido notable y los números la respaldan. Es que comenzaron con no más de 50 miembros y a la fecha tienen más de 100 socios provenientes de toda la provincia. Se estima que en promedio producen 200 mil litros mensuales.

“Desde la cámara promovemos que se regularice la actividad, para competir en igualdad de condiciones y cuidar los procesos, porque se trata de un alimento. Buscamos capacitaciones y mejorar las condiciones de los productores”, explicó la empresaria.

Orellano es propietaria de El Marqués, cerveza artesanal, y contó que este año la situación económica del país hizo que los costos del sector subieran cerca del 30%, especialmente por los componentes importados de la producción (levas y algunas maltas).

Sin embargo, no se ha trasladado la totalidad de ese aumento al cliente y el negocio continúa siendo rentable. Actualmente una pinta cuesta entre $ 90 y $ 120 (promedio y sin contar promociones).

Locales de Gran Mendoza
En Capital, la calle Arístides Villanueva se volvió una de las favoritas de quienes prefieren tomar una cerveza después del trabajo o la universidad, aunque también hay quienes eligen pasar por la “cerveteca” que está ubicada en calle Montevideo, la de calle Juan B. Justo, o comprar cerveza artesanal en Paso de los Andes. Una nueva opción apareció este miércoles, ya que abrió sus puertas una nueva cervecería en calle Garibaldi, a metros de peatonal Sarmiento.

Godoy Cruz también es parte de un fenómeno que parece seguir creciendo. Brenda Herrara, jefa de Bromatología del municipio, explicó que si bien tienen sólo dos patios cerveceros, este año cuentan con 17 locales nuevos que tienen a la cerveza como protagonista.

En Las Heras, Romina Ibáñez, titular de la Unidad Ejecutoria de Políticas Recaudatorias, explicó que en el departamento hay cinco productores bajo el rubro elaboración de cerveza (la fábrica De la Vera Cruz, entre ellas) y están trabajando en una ordenanza para promover la producción en el departamento.

El proyecto, incluye especificaciones sanitarias y plantea a la cerveza como un atractivo para impulsar el turismo, pero también busca que la producción se ubique en la zona industrial de Las Heras.

En Guaymallén, la calle Azcuénaga de Villanueva, alberga diez restaurantes y uno dedicado a la cerveza. Sin embargo, los patios cerveceros como tal todavía no cuentan con las correspondientes habilitaciones municipales.

“A partir del próximo año los patios comenzarán a pagar tasas por servicios y derecho de inspección”, explicó Javier Masso, director de Industria y Comercio e Inspección General del departamento.

El director de Industria y Comercio de Luján de Cuyo, Marcos Balzarelli, explicó que entre las cervecerías habilitadas y las que han iniciado el trámite se cuentan 14.

Más zonas cerveceras
El Este de la provincia no está ajeno al fenómeno. Según comentó el subdirector de Desarrollo Económico de General San Martín, Emir Nasiff, en la zona céntrica de ese departamento ha experimentado un auge de los patios cerveceros. “Muestra de ello es la apertura de cinco nuevos patios (2.10, Chela, Benna Birra, The Growler Station, El Pichón) en el transcurso de dos meses. Se suman a los dos que ya estaban (La Taberna y Petra)”, indicó.

En La Paz el municipio fomenta la actividad. En enero realizaron la 30° Edición del Festival de La Paz y el Canto de Cuyo y se habilitó un sector, a modo de patio cervecero, para que los productores artesanales pudieran comercializar y promocionar sus cervezas.

En Lavalle la cerveza artesanal se abre paso en dos de los restaurantes más conocidos del municipio que sumaron choperas y barriles a sus instalaciones. “El Baquiano (Jocolí) y La Gringa (Villa Tulumaya) sirven cerveza tirada”, explicaron desde el departamento.

El auge de la cerveza artesanal se extiende hasta el Valle de Uco. Ejemplo de esto son los dos patios cerveceros que pueden encontrarse en Tupungato y la feria de artesanos que se hace mensualmente en el departamento. Julio Ayub del área de fiscalización y control del municipio explicó se controla que se cumplan con los aspectos bromatológicos y se pide certificación de origen.

En el sur provincial, el subsecretario de Desarrollo Económico de San Rafael, Roberto Battistón, explicó que en el departamento hay 30 emprendimientos cerveceros de 600 a 1000 litros mensuales.

Un proyecto para regular la actividad
El crecimiento de patios cerveceros y locales de expendio de la bebida artesanal, hizo que muchos municipios se replantearan una adecuación de sus normativas para darle un tratamiento especial, diferente al de los bares, tal como hizo Godoy Cruz, Guaymallén o Las Heras.

Sin embargo, el senador y presidente de la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales, Marcelo Rubio (UCR) proyecta ordenar la actividad en toda la provincia, desde la compra de insumos hasta la venta al público.

El texto que impulsa el senador, y que cuenta con el apoyo de la cámara de cerveceros, implica asegurar la higienización de todo el sistema de elaboración, crear un registro de productores que dependerá de la Dirección de Higiene y Alimentos, que el llenado, sellado y precintado de los envases garanticen la inviolabilidad de los mismos, y que cada botella o lata tenga su etiquetado, entre otros puntos que conforman la regulación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here