Pablo García, del BICE: El banco va a duplicar el desembolso de créditos en Mendoza

El BICE es el banco de desarrollo dependiente del Ministerio de la Producción. Su presidente, Pablo García, dijo que el banco proyecta un rol más activo en la provincia. La idea es colocar $ 700 millones en créditos en 2017. Especial atención al segmento Pyme.

En el primer año de la nueva gestión, el Banco de Inversión y Comercio Exterior (Bice) se reenfocó y apuntó a aumentar su rol como banco de segundo piso.

El BICE es el banco de desarrollo dependiente del Ministerio de la Producción que tiene como objetivo central financiar la inversión productiva y el comercio exterior. Con créditos a 15 años de plazo y líneas para exportaciones, apunta a complementar mercados y apoyar a las economías regionales.

El balance de estos 14 meses es positivo, tanto en el crecimiento de la actividad de la entidad crediticia como en el nuevo mix. Para 2017, espera duplicar el tamaño, señaló Pablo García, presidente de la entidad, en su paso por Mendoza para presentar sus líneas.

–¿Cuál fue el cambio que tuvo el Bice con el nuevo gobierno?

–El año pasado cambiamos la estructura del banco. Ahora el accionista principal es el Ministerio de la Producción. Y eso implicó un nuevo foco, precisamente en instrumentos de este tipo. Estamos trabajando para generar nuevos sujetos de créditos y que haya mayor masividad de acceso al financiamiento, además de estar cerca del mercado de capitales.

–¿Hacia dónde se enfocó el banco?

–En primer término, a las Pyme, desde que nacen hasta que se internacionalizan. Lanzamos la línea de primer crédito Pyme para empresas que nunca recurrieron al sistema bancario formal. Además, las líneas de financiamiento de inversión, comercio exterior y externacionalización. El segundo foco es el financiamiento de largo plazo, ya que somos banco de desarrollo. La idea es poder abarcar todo el ciclo de la empresa, desde que nace hasta que se internacionaliza, pasando por la bancarización, el proceso de inversión y el de exportación.

LEÉR MÁS  Atención emprendedores! Presentan la oferta de financiamiento para el sector

–¿Con qué instrumentos?

–De dos maneras. Prestando en forma directa, pero no solos; tratamos de cofinanciar con otros bancos para compartir el riesgo y que las entidades comiencen a tomar riesgo de largo plazo. La segunda manera, mediante el desarrollo de nuestra función de banco de segundo piso.

–Es decir, fondeando a los bancos.

–Nosotros, por ser cuasisoberanos, nos financiamos en el mercado de capitales y con los organismos internacionales de crédito. Ese financiamiento de largo plazo y a un costo menor lo trasladamos a los bancos comerciales, para que ellos presten a las empresas.

–¿Cómo es la composición?

–Antes, más del 90 por ciento del financiamiento era de primer piso, directo a empresas. Ahora, tenemos un mix de 70 (por ciento) directo y 30 (por ciento) de segundo piso.

–¿Cómo terminaron los números en 2016?

–En desembolsos, casi se triplicó el monto de 2015. El año pasado, el Bice prestó unos 2.500 millones de pesos y, en 2016, se estará cerrando en 6.600 o 6.700 millones. En aprobaciones, más que duplicamos las cifras de 2015. En diciembre vamos a terminar con una cartera activa de más de 8.000 millones de pesos.

–¿Y en Mendoza?

– En la zona de Cuyo tenemos una cartera que es muy dinámica. El año pasado crecimos más de 150% en términos de desembolsos en la región. Y tenemos un plan de negocios muy agresivo este año, estamos pensando en superar los 700 millones de desembolsos de nuevas operaciones aquí en la región. Una cartera muy diversificada, con un foco muy fuerte en el sector vitivinícolas, y sus industrias conexas, pero también apuntando a otros sectores como la metalmecánica, el software y las energías renovables.

LEÉR MÁS  La Guía Mendoza Gourmet vuelve recargada (mapa de bolsillo, web y app)

–¿Y los objetivos de 2017?

–La idea es volver a duplicar el banco con respecto a este año. Terminar 2017 con unos 13 mil millones de pesos de desembolsos para inversión productiva en todo el país, con algo más de segundo piso, una distribución de 60 y 40 por ciento.

Mendoza es una de las regiones donde tenemos mayor precencia. Hemos aumentado mucho los desembolsos el año pasado y esperamos de nuevo volver a crecer cerca un 95% este año, tratando de diversificar los productos y atender las necesidades particulares que tiene la provincia.

–¿Cómo se fondeó el banco el año pasado?

–Nosotros no tenemos cartera transaccional. Nuestra estrategia de fondeo se compone, una parte, con el mercado de capitales. Este año emitimos obligaciones negociables por 1.000 millones de pesos y estamos lanzando otra, antes de fin de año, por 1.200 millones de pesos. Además, incorporamos líneas con el BID, la CAF y el Banco Mundial, entre otros. Tenemos en carpeta, hacia fines de 2017 o principios de 2018, emitir un bono en los mercados internacionales.

–¿Cómo se comportó la demanda de créditos el año pasado?

–Fue un año desafiante. Un año de transición en que se vivió un reordenamiento de la economía y se vio una retracción del crédito. En inversión, ampliar la capacidad instalada cuando hay parte ociosa es difícil. El comercio exterior no estuvo todo lo dinámico que uno esperaba, por Brasil y por la sobreoferta de dólares que genera presión sobre el tipo de cambio. Pero las líneas han empezado a responder, sobre todo en la última parte del año.

–¿Y cómo se viene presentando el 2017. Qué perspectivas tienen para el segundo semestre?

LEÉR MÁS  Murió la mendocina que consumió “nuez de la India”

–Nuestra expectativa es que la demanda de crédito comience a repuntar el año próximo en la medida en que se recupere el consumo y las tasas sigan bajando.

–Hablemos de sectores. ¿Qué diagnóstico hacen desde el banco?

Cada sector tiene velocidades distintas de reacción. Además del sector vitivinícola que siempre está en punta en la región, hay algunos sectores que nosotros apostamos a que tengan mucho dinamismo.

– ¿Por ejemplo?

Los sectores de servicios de alto valor agregado, basado en el conocimiento. Mendoza tiene el Polo Tic, que es muy fuerte en eso. Las tics son empresas muy dinamizadoras, demandantes de mano de obra y en el nuevo contexto macroeconómico deberían picar en punta.

– ¿Y energías renovables?

Es un sector muy importante y, además, unas de las grandes prioridades que tiene el Gobierno nacional. El banco tiene un doble rol. Somos fiduciarios del mecanismo de garantía de las licitaciones del Plan Renovar y estamos lanzando una línea nueva en los próximos meses para nuevas tecnologías renovables, como la biomasa. Esto tiene mayor impacto en las economías regionales y usualmente son las empresas que tienen mayor dificultad para llegar al financiamiento. Son el tipo de energías que generan mayor desarrollo local y mayor empleo, ese tipo de demanda con una línea de fina

¿Algún sector particular?

–Todo lo relacionado con el campo es lo más dinamizador: agrobusiness , maquinaria agrícola. Otro rubro muy dinámico es el de las energías renovables.

–¿Qué otros planes para 2017?

–Como le decía, estamos empezando a explorar tres nuevas áreas: fondeo de largo plazo para energías renovables; una línea para financiar empresas de servicio de alto valor agregado, que no tienen mucho capital para poner en garantía, y productos específicos para mujeres emprendedoras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here