No es lo mismo el verano en Mendoza

Se terminó el primer mes de 2016 con una gran agenda propia de estos tiempos y lejos de lo que se suponía cómo eran otros eneros de épocas estivales sin aludes.

Dos consecuencias de estos tiempos de cambios climáticos y sociales aparecen como símbolos de un enero violento. Los derrumbes de barro y piedra sobre el paso fronterizo y la sorpresiva cuádruple muerte en Rivadavia en pleno tiempo de festejo vendimial en ese departamento.

    Ambas situaciones marcaron el cierre de las noticias coyunturales del primer mes del año. Ni siquiera la visita presidencial de Mauricio Macri (la primera a Mendoza) pudo ponerle algún sesgo de optimismo, más allá del anuncio de la ayuda para sacar el vino excedente del mercado para ubicar a los productores en mejores condiciones ante el advenimiento de la próxima cosecha.

 Lo que viene

El contexto parece más complicado y en ciernes. El desarrollo de las gestiones en la Nación y la Provincia caminan hacia terrenos de conflicto en este febrero que ya iniciamos.

    La referencia inmediata son las paritarias con los gremios estatales que se preparan para poner en la calle la discusión por los despidos, caídas de contrataciones mientras Macri y Alfredo Cornejo intentarán  entablar una negociación salarial con topes porcentuales, sumas fijas o incentivos de acuerdo al rendimiento.

En el terreno particular de Mendoza se notan las tensiones y se notarán más aún con la movilidad gremial sustentada por la izquierda de hecho mañana se espera que la protesta en la sede del Instituto de Juegos concentre parte de la atención mediática de primera mañana.

LEÉR MÁS  Un mendocino ganó $23 millones en el Telekino y todavía no busca el premio

También se advierten algunos gestos del peronismo que no ha mostrado grandes reacciones ante las medidas del gobernador. Para los críticos estas decisiones son de ajuste y para los radicales y macristas de necesidad y ordenamiento del Estado.

 El peronismo elonga

Los hermanos peronistas Bermejo (Adolfo y Alejandro) de a poco se han ubicado en la vereda del frente del gobierno y la última semana de enero se hicieron ver en distintos momentos y con distintos tonos contra las determinaciones oficiales o la forma de gobernar.

Captura de imagen del tuit de Adolfo Bermejo que denota el malestar opositor.

Adolfo Bermejo que compitió con Cornejo por la gobernación apuntó al mandatario por su perfil de Twitter y ocupando una de las frases cornejistas de cabecera: “Es verdad ‘Gobernar es administrar bien’ pero también es ‘Hacer más y decir menos’ ya es hora”, señaló en la red social el senador nacional.

LEÉR MÁS  El ex director del Lagomaggiore volcó sobre un río seco de Tunuyán

Pero de los dos Bermejo el que más alerta al Gobierno es Alejandro, el intendente de Maipú con poder territorial y político porque fue el que le puso el cuerpo al conflicto por los despedidos en el Casino oficial ocurrido el viernes.

    “Me parece que se está tomando como un ejercicio compulsivo y una práctica deportiva echar gente y después vemos”, es la frase que MDZ Online destaca en su crónica poniendo en relieve la consideración del intendente maipucino quien se presentó ante las autoridades del organismo rector del juego en Mendoza pidiendo explicaciones sobre los despidos del personal de planta temporaria.

Es evidente que se aproxima un febrero áspero en materia política y social. En el último aspecto se hará sentir los tarifazos y ya se advierte un resentimiento en la econmía diaria, la actividad gastronómica ya acusa este impacto recesivo.

Es tiempo de ceños fruncidos y será así por lo menos hasta la Vendimia.

Fuente: Unidiversidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here