La vendimia 2016 fue mucho peor de lo esperado. En marzo el pronóstico de cosecha de uvas del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) anticipaba una baja del 20% en la producción de uvas en Mendoza para este año en relación con el 2015, pero los datos fueron tremendamente peores. En 2016 se terminaron cosechando 10,19 millones de quintales, lo que marca un caída del 39,3% en relación a los 16,78 millones de quintales levantados en la Vendimia 2015, según datos del INV. La Zona Este por lejos fue la más castigada con una baja en la producción del 50% promedio en la región, traccionado principalmente por caídas del 60% en Santa Rosa, del 50% en San Martín y del 48% en Rivadavia.

LEÉR MÁS  Murió violentamente una mujer en Chacras: miedo y misterio entre los vecinos

El efecto devastador del clima sobre la producción de uvas fue tan grande en Mendoza que rápidamente se pasó de una crisis de excedentes (sobre oferta) a la escasez lisa y llana de vino, lo que trajo aparejado una escalada de precios significativa pero con caída en el consumo y pérdida de mercado en lo que va de este año. Pero más allá del rebote en los precios, que beneficia a los productores con lograron salvar algo de su producción, los estragos del clima dejaron a productores y zonas sin sus cultivos y a la deriva.

LEÉR MÁS  Rivadavia: Una beba está grave tras ser atropellada

San Juan, cuya producción total asciende a 5,62 millones de quintales (de los 17,03 millones que produjo este año Argentina), no tuvo caída en la producción de uvas este año, según datos del INV.

Por departamentos, en Mendoza la Zona Este por lejos fue la más castigada con bajas significativas en Santa Rosa, San Martín, Rivadavia y La Paz, mientras que los departamentos del Sur tuvieron bajas promedio en torno al 30% de su producción y en Valle de Uco en torno al 25% (Ver cosecha por departamentos).

LEÉR MÁS  Secuestraron celulares de contrabando que venían en un asiento de colectivo

 Los datos finales de cosecha de uva, que arrojan para Mendoza una baja del 39,3%, vuelven a poner en el ojo de la tormenta a los pronósticos del INV. Es que en marzo el organismo anticipó que se esperaba una Vendimia con 12,8 a 13,4 millones de quintales en Mendoza, una caída del 20%. Un pronóstico pobre que terminó por duplicarse una vez conocidos los datos finales y reales de la cosecha.

Claramente con este rango de error, el pronóstico de cosecha del INV deja de ser una herramienta creíble y efectiva para la industria vitivinícola.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here