Darwin decía que no es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que mejor se adapta a los cambios. Mendoza dio un nuevo paso hoy en lo que parece ser la nueva búsqueda de la humanidad: cómo enfrentar las transformaciones que sufre el clima y, como consecuencia, todas las actividades económicas, productivas, ambientales para continuar creciendo y diversificándose. 

En este marco, el ministro de Tierras, Ambiente y Recursos Naturales, Guillermo Elizalde, firmó hoy un convenio con el Banco Interamericano de Desarrollo por el que la Provincia obtuvo financiamiento no reembolsable de inversión del fondo de múltiples donantes para poner en marcha un Programa de Adaptación a las Consecuencias del cambio climático en el sistema hidrológico del Cuyo.  

LEÉR MÁS  Godoy Cruz: se puso en marcha el programa “Basura Cero”

“El programa involucra  medidas de adaptación hidrológicas ante las transformaciones que sufre el Planeta y nuestra región en particular; también fortaleceremos los sistemas de información y diagnóstico, así como programas sobre riego, forestación y con productores caprinos”, dijo Elizalde al culminar su reunión con el representante del BID en Argentina, Hugo Florez Timoran. 

Mendoza recibirá 1,5 millones de dólares para este ambicioso programa cuyo objetivo principal es contribuir a la reducción de la vulnerabilidad de la Provincia de Mendoza frente al cambio climático a través del aumento de la capacidad adaptativa. 

LEÉR MÁS  Una mujer murió en un accidente vial en San Martín

El titular de Tierras y Ambiente explicó que una de las primeras medidas consiste en  fortalecer la capacidad para monitorear, modelar e interpretar la variabilidad climática, así como la disponibilidad de recursos hídricos.

En este sentido se van a comprar y adecuar las existentes estaciones hidro-nivo-meteorológicas, por medio de la adquisición de equipamiento específico para la captación de datos en alta montaña a lo que se sumará  la generación de un sistema de información para apoyar procesos de planificación y política pública. 

Una segunda acción será el trabajo con grupo de productores integrados y asociados al mismo canal de riego, para formulación de una medida piloto en el sector productivo. 

LEÉR MÁS  Guaymallén: fin de semana cargado en el Centro Cultural Le Parc

En tercer lugar, el Ministerio de Tierras pretende hacer forestación y/o reforestación en zonas críticas para reducir la erosión y aumentar la infiltración; y por último, implementar un proyecto piloto con pequeños productores caprinos de pueblos originarios del desierto de Lavalle, Mendoza. 

El programa de Adaptación es uno de los pioneros a nivel nacional y tercero a nivel latinoamericano. Para llevar a cabo estos propósitos el Ministerio trabajará en alianza con el Departamento General de Irrigación, el IADIZA, IANIGLA y la dirección de Recursos Naturales. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here