Mendoza generará energía solar

¿La energía renovable y limpia puede ser una alternativa a futuro y a la vez un negocio rentable? A juzgar por el avance del proyecto del parque fotovoltaico Valle Solar, que ya superó sin sobresaltos la audiencia pública para refrendar la Declaración de Impacto Ambiental y se encamina hacia su concreción, sí.

La firma desarrolladora, Sienergy, y funcionarios del Ministerio de Energía, esperan la luz verde para que desde principios de 2015 empiece a construirse el complejo, primero de su tipo en Mendoza, que se aseguró de antemano la ecuación económica: Cammesa, la administradora del mercado mayorista nacional, acordó comprarle a una tarifa diferencial la energía que produzca durante 15 años.

El proyecto será construido por Distrocuyo y financiado en un 90% por la empresa Himin, de capitales españoles, y proveedores de la tecnología china a utilizar, junto a Mendosol, sobre un terreno de 50 hectáreas dentro del Parque Industrial de Luján que aporta la Provincia.

“Los próximos pasos son la firma del contrato de abastecimiento con Cammesa, lo que nos va a permitir el punto de partida para el cronograma de construcción del parque. Estimamos que cumplido esto vamos a poder empezar con los movimientos de suelo a principios de 2015”, adelantó tras la audiencia pública el director de Valle Solar S.A, Luciano Masnú.

Los plazos estimados son de 6 a 8 meses y la inversión prevista, de U$S 50 millones, a través del contrato con una tarifa diferencial con el sistema interconectado facilitará, según Masnú, acortar los tiempos del recupero, “porque ante una inversión de esta magnitud la tarifa habitual no alcanza a asegurar el flujo de ingresos necesario”.

Sin embargo, la iniciativa, arraigada en la necesidad de diversificar la matriz energética nacional y minimizar con el tiempo la importación, viene de una reestructuración presupuestaria, ya que inicialmente se preveía invertir U$S 75 millones.

¿Porqué Mendoza? Los estudios previos confirman que la zona con mayor radiación solar en el mundo es Atacama, y en una escala Mendoza está solamente dos o tres grados por debajo, con una captación neta que promedia las 4 horas y media por día. “Es óptima para ésto”, remarcó Masnú.

Para Alejandro Burlot, ex director de Energía provincial y actual vicepresidente de Emesa, el promotor del parque, “como está previsto tiende a convertirse en un activo ambiental más que en un pasivo.

Llevó dos años trabajar el factor económico, que fue hasta ahora el cuello de botella, pero considero que ahora están dadas las condiciones gracias a un programa nacional que favoreció el acuerdo con Cammesa, teniendo en cuenta que la energía solar es un recurso emblemático para Mendoza.

Después habrá que atender otros aspectos, vinculados a contar en tiempo y forma con la tecnología que viene del exterior”.

En los registros de Cammesa, la participación de la energía fotovoltaica en la capacidad total de generación del sistema es prácticamente nula, lo que muestra un gran potencial para incrementarla. Algo similar ocurre con la eólica, que es el objeto de un próximo proyecto de 50 megavatios en la zona de El Sosneado.

Ventajas y observaciones
A grandes rasgos, el sistema de paneles capta y aprovecha la radiación solar, transformándola en energía eléctrica. A partir de las células fotovoltaicas se genera una corriente continua, gracias a materiales semiconductores como el silicio.

Además de no producir ningún tipo de contaminación ambiental (evitaría la generación de 17 mil toneladas de CO2, el equivalente a lo que generan 3.500 vehículos en marcha), según los técnicos el sistema es de bajo mantenimiento y una larga vida útil.

Entre las conclusiones sobre su viabilidad, la Manifestación de Impacto expone que Parque Fotovoltaico Valle Solar I es “viable en el terreno propuesto”, y su construcción y funcionamiento “generarán un impacto ambiental compatible con el entorno”.

A criterio de Raúl Llano, responsable de uno de los dictámenes, “sólo puede observarse un impacto visual fácilmente reversible con la redistribución de los paneles. Lo importante es que se trata de una fuente de energía limpia que puede sustituir a otras contaminantes”.

En principio, la propuesta incluye dotar a los paneles solares de “películas antirreflectantes para minimizar el impacto del reflejo de los rayos solares sobre espectadores”, y de ese modo evitar lo que provocan los paneles conocidos como espejos.

Lo dicho. El próximo paso es la aprobación final de la DIA, algo que parece dejarle el camino despejado a la concreción del proyecto.

“En el mes previo a la audiencia pública no se registraron consultas ni observaciones, por lo cual teniendo en cuenta los dictámenes técnicos de la Facultad de Ingeniería de la UNC, los sectoriales y los del proponente, la declaración debería salir en pocas semanas”, consignó el jefe de asesores de la Dirección de Protección Ambiental, Carlos Cuervo. 

Importación de paneles y regulación

Con el antecedente de lo que le ocurrió a otro proyecto en San Juan, desde el ministerio de Energía admiten estudiar un mecanismo que agilice el ingreso de la tecnología necesaria, esto es, los paneles y otros equipos en éste caso fabricados en China.

La principal preocupación pasa por las demoras ya habituales de aprobación de las DJAI (Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación). “Ante esa situación el Gobierno sanjuanino encaró gestiones ante la Secretaría de Comercio de la Nación la aprobación, incluso para una mejora en los aranceles. Se trata de un esquema similar”, adelantó Burlot.

Por otra parte, Mendoza ya solicitó a la Empresa Provincial de la Energía (EPE) de Santa Fe los protocolos sobre la regulación local de la energía fotovoltaica.

En esa provincia ya se trabaja con ese sistema de generación dentro de la denominada “generación distribuida”, y desde octubre de 2013 la Empresa Provincial de Energía (EPE) aplica un procedimiento para el tratamiento de solicitudes de generación en isla o en paralelo con la red.

Fuente: LosAndes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here