Mendoza entre las provincias más beneficiadas por la transferencia de fondos nacionales

Según un informe, durante el primer bimestre de este año, las transferencias corrientes y de capital destinadas a provincias y municipios totalizaron unos $ 15.200 millones, esto es 180% más que el monto devengado en igual período de 2016.

Durante el primer bimestre de este año, el Gobierno aceleró de manera notable el gasto en la obra pública, una asignatura largamente demorada durante buena parte de 2016. En efecto, al finalizar febrero se confirmó un alza del 140% promedio respecto del mismo período del año pasado, lo que refleja el afán de la Casa Rosada por cristalizar, en pleno año electoral, el prometido “shock de obras públicas” para dinamizar la economía.

Según el último informe de ejecución presupuestaria elaborado por la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP), las transferencias de capital a provincias y municipios (que se destinan mayormente a infraestructura) sumaron durante enero y febrero $ 8400 millones, unos $ 5000 millones más que en el primer bimestre de 2016. Estos recursos se concentraron, principalmente, en vivienda, obras hídricas y vialidad.

“Para el Gobierno la ejecución de la obra pública es fundamental no sólo para reanimar la economía, sino también para posicionar mejor al oficialismo en la línea de largada rumbo a las elecciones primarias, de agosto próximo, y las generales, de octubre”, señala en una nota diario La Nación. Agrega que según la previsión oficial, los nuevos proyectos incorporarán 85.000 empleos en el rubro de la construcción, el sector más castigado en términos laborales por la retracción de la economía en el primer año de Macri en la presidencia.

De acuerdo con el informe de ASAP, durante el primer bimestre de este año, las transferencias corrientes y de capital destinadas a provincias y municipios totalizaron unos $ 15.200 millones, lo cual constituye un 180% más que el monto devengado en igual período de 2016.

De ese monto, las transferencias corrientes a las provincias totalizaron $6800 millones, un 230% más que durante el primer bimestre de 2016. Esta suba exponencial obedece, principalmente, al aumento en la ejecución del Fondo Nacional de Incentivo Docente, con un total de $ 3440 millones (151% de suba interanual). También, por las transferencias de recursos nacionales a las cajas de seguridad social provinciales, a cargo de la Anses, con un total de $ 1300 millones.

Las provincias más beneficiadas en las transferencias corrientes son Buenos Aires (que ya ejecutó casi $ 1900 millones); Santa Fe ($ 608 millones); Córdoba ($ 571 millones) y Entre Ríos ($ 356 millones). En transferencias de capital, la más beneficiada es Buenos Aires, seguida por Chaco y Mendoza.

Deja un comentario