Mendoza continua sumando energía limpia con PAH

Este pequeño aprovechamiento hidroeléctrico está en Luján y utiliza la fuerza del agua del Cacique Guaymallén, sin contaminarlo ni disminuir su caudal. La obra dará energía limpia a 597 hogares y permitirá ahorrar 1.219 toneladas de gases contaminantes.
Mendoza sigue posicionándose a la vanguardia de energías renovables con los Pequeños Aprovechamientos Hidroeléctricos (PAH), que utilizan la fuerza de nuestros cursos de agua para generar energía eléctrica sin contaminar ni alterar los cauces.

Seis saltos ya están listos y un séptimo ha culminado la obra civil, para comenzar con el proceso de armado de turbinas. Se trata del salto 11, ubicado en Luján de Cuyo, en la zona del Museo Fader.

El PAH Salto 11 fue concebido con un diseño compacto, en una única estructura que aloja la compuerta de aducción y dos turbinas tornillo.

Los tornillos, de 4 metros de diámetro y 12 de largo, llegaron a Mendoza desde Polonia, y armarlos es una tarea de ingeniería compleja que ya está en marcha. Se llaman “tornillos de Arquímedes” y son parte de la presa, que además tiene un “pico de pato” que sirve para elevar el nivel del agua.

LEÉR MÁS  Comienza el período de prueba

Una vez que los enormes tornillos estén montados, se culminará la obra, que inyectará al sistema eléctrico interconectado 0,52 MW sin producir contaminación en el agua ni en el aire.

Una apuesta por la energía renovable

Estos pequeños aprovechamientos, que este año suman 9, son parte del Plan de Energías Renovables Argentina. En total reducirán 30 mil toneladas del dióxido de carbono que se generaría con centrales térmicas, y darán energía a 30 mil hogares.

Estas minicentrales marcan un hito, ya que desde hace 50 años no se utilizaba el enorme potencial de la fuerza del agua en una zona montañosa y surcada de canales de riego.

LEÉR MÁS  Una ingeniera nuclear será la nueva vicedirectora del Balseiro

También es novedoso el modo de ejecución de las obras: privados se hacen cargo de la ejecución, con costo cero para la Provincia, a cambio de la concesión por diez años. Pasado ese plazo, pasan a ser propiedad del Estado.

Estas centrales se concretan gracias al trabajo coordinado de la Empresa Provincial de Energía (Emesa) y el Departamento General de Irrigación.

Cabe recordar que desde la inauguración del dique Potrerillos, en 2001, no se volvieron a generar fuentes de energía eléctrica en la provincia. En cuatro años, Mendoza ha sumado 150 megas, con estos PAH, parques solares y paneles solares en edificios públicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here