Mendoza debatió a fondo el Ordenamiento Territorial durante todo este martes, cuando más de 600 personas que llegaron desde todos los rincones de la provincia -representando a distintos sectores y visiones- para participar de la audiencia pública en la que el Ministerio de Tierras, Ambiente y Recursos Naturales de Mendoza puso a consideración el Plan Provincial. 

Críticas, aportes técnicos y sociales, pedidos por el agua y otros de sectores específicos como el productivo, empresarial o educativo se escucharon durante la extensa jornada.

El ministro Guillermo Elizalde aseguró que todos esos matices, esas voces serán escuchadas: “Hay mucho por trabajar y perfeccionar aún en el Plan, pero la gran mayoría aplaudió la decisión de dar respuesta a una necesidad imperiosa: que Mendoza tenga un orden, que su crecimiento sea organizado”.

“Consideramos que el Plan debe seguir adelante pero pedimos profundizar la participación y que nos tengan en cuenta a los pueblos originarios. ¿Quién va a frenar la ocupación de tierras por extranjeros si no lo hacemos nosotros? por eso es necesario ordenar el territorio y participar”, enfatizó Claudia Herrera, de la comunidad Huarpe quien levantó aplausos por su representación desde los pueblos originarios. 

De los cientos de oradores que utilizaron su derecho democrático a hacer uso de la palabra en la audiencia, sólo 25 dijeron que no apoyan la continuidad del Plan pidiendo su impugnación. Cada uno de esos pedidos serán tratados en tiempo y forma, tal como la Ley lo prevé. Muchas más personas participaron llevando su aporte en forma escrita, lo cual está en poder de la APOT para incluirlo en la revisión.

LEÉR MÁS  Detuvieron un camión con mercadería ilegal en Uspallata

Germán Micic, de la Agencia Provincial de Ordenamiento Territorial y  uno de los conductores de la audiencia señaló que tanto la APOT como el Gobierno de la Provincia cumplen con un paso más de los indicados por la ley 8051, avanzando en el camino legal hacia un proyecto que llegue a la Legislatura para convertirse en ley. 

Productores, ambientalistas, empresarios, representantes de municipios, legisladores dejaron  su aporte a este proyecto que es el primero en tomar forma en todo el territorio nacional. Distintos sectores reconocen que nunca  un gobierno ha podido avanzar en una política de Estado como lo ha hecho el gobierno de Francisco Pérez con este plan. 
El Plan Provincial de Ordenamiento Territorial demandó el trabajo de gran cantidad de técnicos, instituciones, entidades, universidades durante más de dos años cuando demostró siete grandes problemas que enfrenta la Mendoza actual: 
–    Inercia en la gestión del territorio: Las políticas y acciones con incidencia en el territorio -tanto a nivel provincial como municipal- es legislada, planificada y gestionada de una manera poco coordinada y con escasa visibilidad de sus objetivos estratégicos.
–    Desequilibrios territoriales: Concentración de la población, las actividades y los recursos en los oasis en detrimento de las zonas no irrigadas y la preponderancia del Área Metropolitana sobre el resto del territorio provincial.
–    Inequidades sociales: Condiciones de vida inadecuadas, acceso desigual a los servicios públicos y a las oportunidades de tener una vivienda y empleo dignos siguiendo un patrón de fragmentación territorial y segregación socio-espacial creciente.
–    Conectividad, accesibilidad y movilidad: Inter e intra-regional, entre los oasis y zonas no irrigadas y dentro de los oasis. (servicios logísticos)
–    Existencia de sistema productivo dual: Marcado por la coexistencia de una estructura productiva tradicional que lucha por subsistir y otra anclada en fuertes inversiones en tecnología y bienes de capital que se articula con los mercados internacionales y que no logran integrarse, lo que impide un crecimiento económico equitativo y sustentable.
–    Deterioro de las condiciones ambientales: Aumento de la exposición a riesgos y falta de adaptación al cambio climático por la ausencia de la planificacion ante avance de la urbanización, el desarrollo de proyectos inmobiliarios, agrícolas, ganaderos, petroleros u otros. 
–    Deficiencia en la gestión integrada del recurso hídrico: Escasa previsibilidad sobre  la disponibilidad presente y futura del recurso, uso ineficiente del mismo y demanda creciente en todo el sistema territorial. 
En base a esto, luego se trabajó en el Plan Provincial y los Planes Municipales de Ordenamiento Territorial para que sienten las bases de un nuevo  Modelo de desarrollo territorial sustentable que contiene objetivos a fin de superar los problemas detectados en el diagnóstico. Estos objetivos son:  
–    Formular políticas territoriales interministeriales e interinstitucionales, coordinadas entre sí, para asegurar la puesta en marcha y ejecución de los planes de Ordenamiento Territorial.
–    Promover la integración territorial potenciando nodos estructurantes y alentando nuevos polos de desarrollo.
–    Garantizar el acceso a un hábitat adecuado para disminuir las inequidades socio-territoriales.
–    Mitigar el deterioro de las condiciones ambientales y los riesgos asociados a amenazas naturales y antrópicas. Conservar la biodiversidad y áreas naturales, patrimoniales, culturales y  paisajísticas.
–    Integrar el territorio provincial en el contexto nacional e internacional creando y refuncionalizando redes transporte, energía y de comunicación y los servicios asociados a ellas para permitir la conexión y la accesibilidad intrarregional e interregional.
–    Fomentar un sistema productivo integrado, diversificado e innovador, tendiente agregar valor económico, humano, cultural y ambiental a través de la incorporación de parámetros de sustentabilidad en las modalidades de producción.
–    Impulsar la gestión integral del recurso hídrico, como elemento estrátegico para nuevas formas de Ordenamiento Territorial, propendiendo a la preservación del recurso, su uso eficiente y a la garantía de su acceso para el consumo humano y las actividades productivas.
De estos objetivos surgen directrices y lineamientos. Las directrices son pautas concretas y de cumplimiento obligatorio a fin de revertir las problemáticas territoriales detectadas. Los lineamientos son pautas orientativas para las decisiones e intervenciones territoriales municipales e interjurisdiccionales. Estas directrices y lineamientos dan lugar a programas y acciones, que tienden a fortalecer, consolidar, integrar y promover actividades que generen un desarrollo equilibrado, sostenible y con equidad en el territorio provincial.  

LEÉR MÁS  600 casos de mujeres en situación de violencia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here