Un grupo de madres de alumnas de un colegio de Capital han radicado una denuncia policial por un gravísimo hecho que descubrieron con personal de esa institución educativa.

A través de un grupo de WhatsApp, algo muy común en estos tiempos, preceptores, celadores, empelados de un kiosco y hasta un profesor de un área técnica de la escuela 4-013 Bernardo Houssay, compartían fotografías de alumnas entre 13 y 16 años sin consentimiento alguno.

“Las fotos de las chicas son sacadas del Facebook de las alumnas y otras de actos escolares. Ahí en el grupo de WhatsApp hacen comentarios de mal gusto sobre las chicas. Junto a otras madres pusimos la denuncia en la Comisaría 4ª de Ciudad y hablamos con directivos de la escuela”, explicó Paola, madre de una de las estudiantes.

La mujer comentó que se enteró de esta situación luego de que un celador se “saliera del grupo e hiciera capturas de los chats”. “Nos tomaron la denuncia y nosotros le llevamos las capturas del chat a la Policía. Lo que pedimos es que se cuiden a nuestros hijos porque están violando la intimidad; es más yo no se que hacen ellos con las fotos”, agregó Paola.

“En uno de los actos de fin de año, donde las chicas salían vestidas de animales, también les sacaron fotos e imagínate las barbaridades que decían”, cerró la denunciante.

El caso, que quedó bajo jurisdicción de la Oficina Fiscal 13 de Ciudad, es grave y desencadenó mucha polémica en el ámbito educativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here