La Municipalidad de Luján de Cuyo no renovó más de 400 contratos. En su mayoría, se trata de prestaciones encuadradas bajo la figura de contratos de locación de servicios (empleados que facturan) que tenían vencimiento al 30 de noviembre y al 31 de diciembre de 2015.

El argumento dado por la comuna para sostener tal decisión se encuentra en que – según sostienen- muchos no cumplían con lo establecido en el artículo 46 de la Ley de Responsabilidad Fiscal N° 7314 que establece que “durante los dos últimos trimestres del año, estará prohibida cualquier disposición legal o administrativa que implique un aumento en las Erogaciones Corrientes de tipo permanente” y que “durante los tres últimos trimestres del año, estará prohibido cualquier disposición legal o administrativa que implique un aumento en el Costo Fiscal Teórico de tipo permanente.”

La cifra de los desvinculados fue dada a conocer por el propio intendente Omar de Marchi en el programa de radio Nihuil Algo personal. Según sus palabras, se trata de gente que ”en el fondo era un empleado más, pero lo que hacía era facturar. En algunos casos no cumplían (con su trabajo), en otros sí”. También dijo que había muchos contratados para realizar una misma tarea y que, en consecuencia, ”había que producir este ordenamiento”.

Unidiversidad entrevistó al Secretario de Gobierno de Luján, Sebastián Bragagnolo, quien relativizó el número de despedidos. ”No nos hemos preocupado por contar cuántos eran, sino que nos hemos enfocado en ver cuáles eran las necesidades del municipio y renovar sólo los contratos que eran requeridos”. En ese sentido, explicó que en el área de Deportes, por ejemplo, se está utilizando el 80 % menos de presupuesto que en la gestión anterior.

Versiones cruzadas

Este portal accedió al testimonio de un trabajador al que no se le renovó su contrato, cuyo nombre se reserva por cuestiones de confidencialidad. Juan (nombre ficticio) contó que tenía un contrato temporal con la Municipalidad, formando parte de la planta temporaria desde mediados de 2013, y que el 4 de enero recibió un decreto de baja de servicios.

También reveló que el área de Recursos Humanos de la comuna le envió un formulario para que exprese por qué sería necesaria la renovación de su contrato, tanto a nivel personal como laboral, y que aún habiendo cumplido con ese requisito, no ha recibido ninguna respuesta acerca de su posible reincorporación.

Al respecto, Bragagnolo insistió en que el caso debe ser ”uno de los tantos de planta temporaria que se decidió no renovar”.

Fuente: Unidiversidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here