Un hecho tiene muy preocupados a la gente de Tunuyán, se trata de la matanza de perros. Esta semana dieron cuenta de más de 20 perros que aparecieron envenenados y ayer se dio otra situación de crueldad que conmocionó al departamento. Una perrita fue robada en la vivienda de una proteccionista que la había recuperado de la calle y que el día siguiente apareció muerta. Esto ocurrió en la localidad de Los Sauces, Tunuyán.

Paris era una cachorra mestiza de cuatro meses que había sido rescatada del abandono y el maltrato,cuya dueña era una niña de 5 años, hija de una proteccionista, que aún la espera de vuelta.

El hecho ocurrió el martes en una vivienda ubicada en el distrito de Los Sauces. Alrededor de las 20.30, la proteccionista regresaba a su hogar, tras encontrar a Fatiga, un perro que vivía en la terminal y que la joven tiene en tránsito en su casa luego de los aberrantes casos de envenenamiento en la zona. El perro, se había escapado de su hogar temporal y por fortuna fue hallado sano y salvo. “Estábamos contentos porque encontramos a Fatiga. Llegamos a casa, Paris comía de cabeza en la bolsa de alimento. La reté y se echó en el sillón”, relató la proteccionista Antonella, al medio Cuco Digital.

Posteriormente, cuenta que Paris y Bianca (otra perra rescatada) salieron a jugar en un callejón que está cercado por un alambrado. “En ese momento estaba abriendo la otra puerta que estaba con llave y reja y escucho los ladridos desesperados de Bianca. Cuando terminé de abrir vi a un hombre vestido de color marrón llevándose a Paris. Grité. Salí corriendo y más allá vi una moto”, comentó y señaló: “Y ya no lo vi más. Entre gritos le dije a mi pareja que la habían robado. Sacó el tractor y salió detrás pero no encontró a nadie”.

Antonella dio aviso en la finca De Alonso (colectivas) y una persona la dijo que iba un hombre para el basural con una perra. Pero no encontró nada. “La buscamos por todos lados”. A la mañana siguiente, la familia de Paris salió de su casa para emprender nuevamente su búsqueda y se encontró con una aberrante sorpresa: “Mi pareja salió y vio un bulto en el callejón. Era Paris ya muerta. Estaba aún tibia. La acababan de matar”.

“Dábamos recompensa de $3.000 por ella y la mataron. Me la mataron. Es horrible”, expresó desconcertada la joven y lamentó: “Mi hija aún la espera y no va a volver”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here