La vuelta de la crisis hídrica fue descartada para este año

Después del respiro que significó para los productores la temporada de riego 2015/2016, la amenaza latente de la sequía no se cumplirá este año, ya que las precipitaciones durante el invierno e inicio de la primavera permiten esperar un “año por debajo de los valores históricos, pero no terrible”. Desde el Departamento General de Irrigación se mostraron cautos y adelantaron que los resultados finales estarán disponibles en octubre.
Con la base de una gran nevada registrada el 1 de junio y una serie intermitente de eventos menores que se extendieron hasta principios de septiembre, los técnicos del DGI se encuentran en los días finales para determinar si las precipitaciones fueron suficientes como para abastecer la demanda de agua para riego y consumo.
Juan Andrés Pina, director de Gestión Hídrica, explicó a Diario Vox que “en este momento estamos realizando todo el análisis de la información que incluye las reuniones de cateo en las que se toman muestras de la nieve, se determinan densidades, se mide la acumulación de la nieve”.
Estos estudios se complementan luego con una serie de vuelos de reconocimiento realizados por helicópteros en aquellas zonas que son inaccesibles por vía terrestre, con los cuales se cierra la información necesaria para completar el informe.
Al igual que los años anteriores, el funcionario destacó que “la previsión no será sencilla, ya que estamos transitando una época de variabilidad climática, que determina que iguales estaciones se comporten distinto de un año al otro”. “Oficialmente, la temporada de nevadas finaliza la última semana del mes, por lo que tendremos que esperar hasta contar con todos los resultados”, agregó.
En todo este proceso, Pina insistió en mantener la cautela y esperar hasta el último momento antes de elaborar ningún tipo de previsión, más considerando que la temporada de riego arrancó en agosto, un mes y medio antes del pronóstico oficial de escurrimiento. “Le dijimos a los productores que no empecemos siendo generosos, porque este no es un gran año”, dijo. “Sin embargo, tampoco es un año terrible, como los anteriores donde se llegaron a registrar hasta el 35% menos del agua necesaria”, matizó.
Con respecto a las previsiones elaboradas por científicos e investigadores sobre el efecto del fenómeno de La Niña, Pina destacó que “desde Irrigación se tienen en cuenta las investigaciones de cambio climática, pero hoy por hoy nos ocupa más la variabilidad climática” e insistió con “esperar hasta tener los resultados definitivos, ya que los productores invierten en base a los pronósticos”.
LEÉR MÁS  Los troles regrasan a las calles de Mendoza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here