”Durante la semana en curso se dio a conocer, según diferentes medios periodísticos, el proyecto que prevería la modificación de la Ley 20.655, en la que se pretende la instrumentación de una Asignación Universal por Deporte; la  creación de un ente para el desarrollo de infraestructura deportiva; ampliar la Asignación Universal por Hijo; generar y mejorar complejos deportivos, entre otras finalidades. El financiamiento para el logro de estos loables objetivos sería con la aplicación de un gravamen del 1% al tabaco y a las bebidas alcohólicas,  como también a los alimentos ”no saludables”.Lo lamentable, cuestionable y de alto  impacto para la provincia de  Mendoza y la región, es en el plano de su financiamiento. Es en este punto que la iniciativa impulsada por el diputado nacional santacruceño del Frente para la Victoria, Mauricio Gómez Bull referente de la agrupación política ”La Cámpora” y que ya tendría el visto bueno de la Casa Rosada, propondría  un gravamen del 1% a las bebidas alcohólicas, al tabaco y alimentos “ no saludables”. Lo “INSÓLITO” y repudiable con respecto a este gravamen es que se aplicaría al vino, es decir a la “BEBIDA NACIONAL” (Ley N° 26.870) ya que el proyecto del legislador mencionado, incluye a las bebidas alcohólicas. Es decir se pone en el mismo pie de igualdad el tabaco que el vino” se quejó el sanrafaelino.

FUNDAMENTOS  DEL PROYECTO PRESENTADO

 
El presente proyecto de resolución tiene por objeto solicitar a los Legisladores Nacionales por Mendoza y al Poder Ejecutivo Provincial que, ante la futura, difundida e inminente presentación del proyecto en la Honorable Cámara de Diputados de la Nación  que prevería la modificación de la Ley 20.655 denominada Ley del Deporte, se arbitren todas las medidas y herramientas necesarias para la no aplicación y/o eliminación del punto que contemplaría  un impuesto al vino, que esta normativa implicaría.
 
Durante la semana en curso se dio a conocer, según diferentes medios periodísticos, el proyecto que prevería la modificación de la Ley 20.655, en la que se pretende la instrumentación de una Asignación Universal por Deporte; la  creación de un ente para el desarrollo de infraestructura deportiva; ampliar la Asignación Universal por Hijo; generar y mejorar complejos deportivos, entre otras finalidades.
 
El financiamiento para el logro de estos loables objetivos sería con la aplicación de un gravamen del 1% al tabaco y a las bebidas alcohólicas,  como también a los alimentos ”no saludables”.
 
Es de destacar, que si bien aún el proyecto es embrionario, ya  se conocen los ejes centrales del mismo, los cuales han sido discutidos en foros organizados a tal efecto y en distintas provincias argentinas. Las  finalidades y  objetivos de esta reforma a la ley nacional del deporte que data del año 1974, son de singular importancia y en líneas generales, comparto la necesidad de reforma y/o actualización de la primigenia normativa, deviniendo esta en obsoleta ante la aparición de los nuevos paradigmas y fenómenos sociales.
 
Es entonces, y a raíz  de lo discutido  en los distintos foros e informándome al respecto y conociendo en alguna medida los objetivos centrales que se perseguirían, los mismos me parecen totalmente atinados, con un fin social abarcador, inclusivo y de vital importancia para los tiempos actuales.
 
Lo lamentable, cuestionable y de alto  impacto para la provincia de  Mendoza y la región, es en el plano de su financiamiento.
 
Es en este punto que la iniciativa impulsada por el diputado nacional santacruceño del Frente para la Victoria, Mauricio Gómez Bull referente de la agrupación política ”La Cámpora” y que ya tendría el visto bueno de la Casa Rosada, propondría  un gravamen del 1% a las bebidas alcohólicas, al tabaco y alimentos “ no saludables”.
 
Lo “INSÓLITO” y repudiable con respecto a este gravamen es que se aplicaría al vino, es decir a la “BEBIDA NACIONAL” (Ley N° 26.870) ya que el proyecto del legislador mencionado, incluye a las bebidas alcohólicas.
 
Primero: es inaudito poner en un plano de igualdad al vino con los productos del tabaco. Nuestra bebida nacional está científicamente comprobado, es saludable en la medida que su ingesta sea con moderación y siempre respetando las leyes vigentes. En el caso de los productos derivados del tabaco sea en sus diversas formas de consumo, como así también independientemente de su calidad o cantidad, es perjudicial para la salud.
Segundo: llama poderosamente la atención que el representante del pueblo santacruceño no haya tenido en cuenta al momento de la elaboración y posterior difusión del proyecto que el Congreso Nacional que él integra votó por unanimidad la Ley declarando el vino como bebida nacional. Con sólo leer (no digo, estudiar) rápidamente los fundamentos por los cuales se dio aprobación el 3 de Julio de 2.013 a la norma nacional citada, debería haber excluido del gravamen de las bebidas alcohólicas, al vino. Sólo a modo de ejemplo resumo alguno de los objetivos de la ley nacional: “Difundir las características culturales que implique la producción, elaboración y consumo del vino argentino y sus tradiciones”.
Tercero: si bien el Diputado Nacional me imagino reside en Santa Cruz, extraña sobremanera que perteneciendo al partido del Gobierno Nacional y más aún, siendo un dirigente de una agrupación interna que se dice trabajar fundamentalmente para un país más equitativo con inclusión social verdadera, no conozca la realidad de la industria vitivinícola. No sólo de los industriales, sino fundamentalmente de los trabajadores de la producción de uva como así mismo los pequeños y medianos productores.
Cuarto: es insólito que en una de las crisis más profundas (sino la más compleja de la historia de la actividad) en donde todos los componentes de la cadena de valor han realizado innumerables gestiones tanto ante el nivel provincial como al Gobierno Nacional para bajar los costos de producción, industrialización y comercialización, un congresista del partido gobernante proponga una herramienta financiada con más aporte de la vitivinicultura.
 
Por supuesto que no se agotan aquí los argumentos que la realidad indica como nefasto el intento de un nuevo gravamen al vino, sólo con el objeto de no hacer extenso este escrito es que me reservo para el momento de la discusión de la presente pieza legal dar más sustento para su aprobación.
Entre algunos de los objetivos principales de dicha ley, se propone “Difundir las características culturales que implique la producción, elaboración y consumo del vino argentino y sus tradiciones” y contempla en sus fundamentos las bondades que tiene el vino ya que  se trata de un alimento saludable, si es consumido con moderación.
Por los motivos expuestos, es que solicito a este H. Cuerpo apruebe el siguiente proyecto de resolución.
 

LEÉR MÁS  Dos chicos de 15 y 18 años fueron baleados en Guaymallén

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here