La pulpera cooperativa de San Rafael ya está en producción

La planta concentradora de pulpa de fruta de San Rafael superó la etapa de pruebas y se encuentra en plena producción. Esto era muy esperado por productores, que –en pocos días más- podrán disponer de su pulpa para ofrecer en el mercado y así obtener una rentabilidad mayor a la que les representaba comercializar la fruta recién cosechada.

El intendente Emir Félix visitó la planta situada en el Parque Industrial de Cuadro Nacional y expresó que “está funcionando a todo ritmo, ya hemos pasado la etapa de prueba. La producción empezó hace una semana y ya conseguimos moler diariamente 130.000 kilos de duraznos. Nuestro objetivo es moler 150.000 kilos de fruta por día”.

La procesadora de pulpa puede funcionar hasta 72 horas corridas y, de alcanzar ese límite, necesita otras 12 horas de limpieza. Las pruebas comenzaron con damascos y luego llegaron duraznos de productores nucleados en las cooperativas La Línea y Fruderpa, las que tienen a cargo la administración de la pulpera.

LEÉR MÁS  Anuncian paro en el Banco Nación para el miércoles

Félix destacó que “no fue fácil llegar a esta realidad que hoy tenemos. Pasamos noches aquí, ajustando cada una de las máquinas, que necesitan marchar a la perfección en cada una de sus funciones. Ese esfuerzo nos ha permitido obtener una pulpa de excelente calidad y que haya empresarios interesados en obtenerla”.

Lo anterior refleja el principal objetivo de la pulpera, que es convertir fruta perecedera en no perecedera. Al no vencerse, el productor puede buscar interesados en adquirir la pulpa y así obtener una mayor rentabilidad que se asemeje al esfuerzo que le demandó todo un año de producción. Sin la chance de procesar la pulpa, el agricultor es el eslabón más débil del mercado, ya que vende a un precio bajo el kilo de lo que produce y luego, en otras etapas del comercio, se encuentra con un notable desfasaje entre lo que recibió y lo que se vende al público en el comercio.

LEÉR MÁS  Salvó a su hermana cuando su tío la estaba por violar

En este contexto, Félix recordó que “para los productores de nuestra región el mayor problema es la falta de rentabilidad, ya que ni siquiera llega a pagar la cosecha del durazno de tercera. Por eso, en conjunto con quienes administran cooperativas frutícolas, se pensó construir esta pulpera y así generar una cadena de industrialización para mejorar las condiciones del productor en el mercado”.

Se espera, a medida que se consolide el proceso de industrialización, que sean muchos más los productores que puedan agruparse para llevar sus cosechas a la pulpera y así obtener la tan anhelada pulpa para luego poder venderla en el ámbito local, provincial o nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here