La nube negra que cubrió el gran Mendoza

La quema indiscriminada de neumáticos para proteger los cultivos de las heladas mostró una cara poco abordada desde el punto de vista productivo: la falta de capacitación, inversión y reconversión en la agricultura provincial.
La nube negra, altamente contaminante, que se posó sobre zonas muy cercanas al Gran Mendoza exige al Estado, como órgano de contralor, educar a los productores sobre las consecuencias de estas conductas y, de repetirse, aplicar sanciones que estén acordes al daño ambiental. Pero, además, debe existir una política destinada a brindar acceso a herramientas y métodos que sirvan para proteger el trabajo del hombre de campo sin poner en riesgo la salud.
¿Pero es responsabilidad del Estado? Por supuesto que no. Y está claro que la quema es consecuencia, primero, de un problema cultural y, segundo, de la poca inversión privada ante este tipo de contingencia. Por eso, el rol que le cabe es el de concientizar y mostrar cuáles son las opciones potables. Luego, si no se cumple con las normas, sancionar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here