La juventud se sumó a la colecta anual de Cáritas

Por Vanesa Kozub

Ponerse la pechera con el logo de Cáritas, tomar una caja y fijarse en un plano cuál era la zona de cobertura que les correspondía fueron las acciones con las que cientos de jóvenes arrancaron las jornadas de un sábado y domingo atípicos, cargados de solidaridad y emociones. Ellos, como tantos otros adultos y referentes parroquiales, se pusieron la campaña de esta colecta anual al hombro y eligieron salir a la calle para pedir donaciones para ayudar al prójimo. En la región la modalidad fue casa por casa, buscando hacer partícipe a toda la población y aspirando a estar entre los mayores recaudadores locales.
 
“Una señora nos dijo con mucho pesar que no tenía nada, pero que quería ayudarnos, y cuando nos íbamos nos llamó y nos dio los últimos $5 que tenía. Pasamos por casas que tenían ellos la necesidad, pero igual colaboraban”, contó Cristian Mateluna (22) sobre una de las vivencias que compartió junto con sus alumnos de confirmación en los barrios tupungatinos.
 
Motivados por los buenos resultados de la campaña anterior, cuando estuvieron entre los principales recaudadores de Mendoza, los valletanos tomaron con compromiso la actual colecta de Cáritas, realizando actividades de difusión previas y poniéndose un objetivo más ambicioso que en la mayoría de los sitios del país. Es que en la región se dispusieron planos y se organizó la colecta para que no sólo se cubrieran con urnas los principales espacios públicos, sino todas las casas de cada uno de los tres departamentos.
 
“Este año hubo mucha difusión. Pero hace casi 3 meses que nos estamos organizando. Fue lindo ver a tanta gente participando”, contó Rodrigo Lobos, tras detallar que en su localidad fueron entre 250 y 300 personas las que salieron a recolectar dinero buscando obtener buenos resultados como en el 2014, cuando juntaron, en total, más de $80 mil .
 
En esta edición, la campaña que moviliza a todo un país detrás de un mismo fin, que es juntar fondos para ayuda educativa, asistencia social, acompañamiento a personas en situación de riesgo y alimentos, tuvo como lema “todo lo que se comparte se multiplica”. “Es emocionante ver que todos se juntan por un mismo fin, que lo hacen contentos y dando, y recibiendo, mucho afecto”, agregó Antonella Giaquinta.
 
Foto: Diario Uno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here