El vocal por el sector científico y técnico en la Agencia de Ordenamiento Territorial, José Reta, aseguró que estamos dejando en manos del mercado inmobiliario toda la estructura de riesgo de la Provincia, que costó más de cien años construir. “Vendemos las joyas de la abuela”, señaló.

Reta fue uno de los expositores en las jornadas ”El agua y sus prioridades”, que organizó la Red Integral para la Gestión del Agua (RIGA), de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNCUYO. La red se formó hace un año y ya la integran 42 organizaciones de los más diversos ámbitos. El objetivo que se fijaron desde el inicio fue realizar aportes para lograr la gestión integral de los recursos hídricos.

Reta fue uno de los expositores del panel ”El agua y su rol en el ordenamiento territorial”. Contó algunas de las conclusiones de un trabajo que comenzó el Departamento General de Irrigación (DGI) y al que se sumó la Agencia de Ordenamiento Territorial, con el objetivo de realizar un diagnóstico certero que permitiera proteger a las zonas rurales del avance urbano.
 

LEÉR MÁS  Las Heras: detienen a un taxista por abusar de un joven

Presión inmobiliaria

Reta explicó que el trabajo ­–que, especuló, estará listo en marzo– muestra claramente los procesos relacionados con los cambios de uso del suelo, todos englobados en un exponencial avance urbano sobre las tierras productivas. El vocal de la Agencia explicó que la superficie urbana en Mendoza se triplicó en los últimos años y resaltó que los nuevos emprendimientos abarcan grandes extensiones de terreno, con una estructura para riego.

Reta recalcó que existe una gran presión de los desarrolladores inmobiliarios en los oasis de riego, un fenómeno que se repite en toda la provincia, aunque con especial énfasis en los distritos de Los Corralitos y La Primavera, en Guaymallén, en Maipú y en el Valle de Uco.

El especialista dijo que el proceso comenzó hace muchos años con el abandono de tierras productivas, con los pedidos de cambio de derecho de agua, es decir que los fines ya no son productivos, sino para viviendas y también recreativos.

LEÉR MÁS  Abuelita murió atropellada cuando cruzaba la calle

Reta también se refirió al avance urbano en las zonas del piedemonte. Explicó que, según un informe de la Dirección de Hidráulica, sería 25 % más caro hacer una obra para mitigar el riesgo aluvional, que directamente sacar las viviendas de la zona. “Estamos dejando en manos del mercado inmobiliario toda la estructura de riego de Mendoza que nos costó más de cien años construir. Vendemos las joyas de la abuela”, aseguró.

El profesional explicó que desde la Agencia se analizan las hipótesis de crecimiento: seguir creciendo en los oasis, pero poniendo algún coto o mecanismos de racionalidad; hacerlo en el piedemonte –con los impactos que eso generaría– o crecer hacia adentro de las zonas productivas que ya se perdieron, redensificándolas y construyendo hacia arriba. Reta aseguró que Mendoza no cuenta con mecanismos efectivos para frenar estos fenómenos, ya que si bien la Ley de Ordenamiento Territorial y Uso del Suelo se aprobó en 1999, después de veinte años de discusiones, el Plan de Ordenamiento continúa estancado en la Legislatura. Su aprobación es uno de los pasos contemplados en la ley, para que luego las comunas puedan poner en marcha medidas efectivas.

LEÉR MÁS  Accidente vial deja a un motociclista en grave estado

Reta explicó que, al mismo tiempo que los organismos técnicos analizan cuál es la mejor opción de crecimiento, los municipios aprueban proyectos inmobiliarios, que siguen avanzando sobre la zona rural. A modo de ejemplo, señaló que, si bien la alternativa es crecer en la zona llamada de interfase, es decir la ubicada entre lo urbano y lo rural, el mercado inmobiliario y las comunas siguen otra lógica. “Es insostenible el actual modelo hídrico. O cambiamos el sistema o cambiamos las pautas del ordenamiento territorial”, fueron sus palabras.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here