Jugá Más, Juzgá Menos una campaña que hace reflexionar

El próximo fin de semana se festeja el día del niño en Argentina y desde hace algunos días circula en Whatsapp un manifiesto en forma de campaña de concientización, que está haciendo reflexionar a todos los que lo reciben.

La acción no solo se ha desarrollado en plataformas sociales. En la Ciudad de Mendoza desde este lunes las calles se vieron inundadas con el mismo mensaje de la campaña en grandes carteles que decían: Los chicos pueden jugar con lo que quieran. Jugá Más, Juzgá Menos!

Entrevistamos a la mente creativa detrás de ello para que nos cuente sobre esta iniciativa. Facu Zelaya es un mendocino de profesión comunicador social y relacionista público. Trabaja como director creativo en Mermelada INC, una agencia de creatividad y contenidos que fundó hace poco. El perro, como le dicen sus amigos,  además de generar ideas para su agencia, es docente, profesor de danzas, corredor de ultra trail y padre. Rol que seguramente lo motivó a armar esta acción. 

¿Cómo surgió la idea de la campaña?

Por un lado en Mermelada queríamos hacer una campaña que no fuera por encargo de un cliente. Nos pusimos a pensar con el equipo y encontramos en la fecha del día del niño una oportunidad de dejar un mensaje diferente al que las marcas suelen estar acostumbradas. Principalmente porque todavía hay muchos prejuicios de adultos que muchas veces tiñen la niñez. Por otro, yo tengo una adoración por mis hijos, y eso me hace pensar todo el tiempo si el mundo en el que viven está bien y si estoy haciendo lo correcto para que ellos crezcan felices. 

¿Qué buscan o esperan con esta acción?

Simplemente generar conciencia. Hacer pensar a la gente. La publicidad si no te hace pensar no es inteligente. Siempre digo que si consumís la realidad desde el mismo lugar vas a verla de la misma forma. Si yo todos los días desayuno, me subo al auto y llego a la oficina para consumir el mundo a través de una compu no voy a conocer más que lo que se muestra a través de ella. Por eso siempre le digo a mis alumnos, que hay que experimentar, cambiar el auto por el colectivo, la compu por el papel, relacionarse con todo tipo de personas, de otras edades, clases sociales, culturas. La clave está en poder experimentar diferentes realidades y estar atento a lo que pasa afuera. Eso te hace pensar y cuestionarte todo el tiempo. 

¿Cómo vivís el momento de juego como padre? ¿Lográs hacerte el tiempo para compartir con ellos y desconectarte? sobre todo con un trabajo como el tuyo en el que el celular es una herramienta primordial

Hace un tiempo que con mi esposa intentamos darles a los chicos el famoso tiempo de calidad. Cuesta porque en lo personal estoy todo el tiempo pensando cosas y no me desenchufo. El celular no es solo una herramienta super útil de trabajo, es un arma de desubicación masiva, en donde no hay horarios, corte, y a veces a las 12 de la noche te siguen llegando mensajes.

He notado que el tirarme al suelo con ellos, es un clic. Entienden que esa señal, es papá está con nosotros y va a jugar, saltemos sobre él. 

En tu manifiesto hacés referencia a los juegos que sucedían antes de la llegada de los celulares y tablets para los chicos ¿Crees que los adultos debemos incitar a los chicos a jugar con otros elementos que no sean tecnológicos? 

El celu en los chicos no es malo en su justa medida. Son nativos digitales. Mi hija de 4 me lo pide y transmite al tele a través del Chromecast los dibujos desde YouTube Kids. El control lo tengo yo en el celu. El tema principal es aceptar eso, pero sin dejar de fomentar la creatividad. En una parte del manifiesto dice ver dibujos en televisores de cartón, ja. (risas) Eso es literal una situación en casa de mi abuelo. Una tía agarró una caja, le dibujó perillas y con mi hermano imaginábamos dibujos. Hay una foto de esa situación. 

Manifiesto

Un día quizás serás padre y mirarás a tus hijos jugar pensando en lo diferente que fue tu infancia con respecto a la de ellos. Verás cómo juegan con cosas que no lograste imaginar y que seguramente manejan mejor que vos. 

Las niñas y niños de hoy nacen en un mundo conectado y con cambios profundos y acelerados. Quizás estés pensando que su mundo tiene más pantallas que descampados, más juguetes a pila que barquitos de papel y más botones que lápices, sogas y barriletes. Pero ese es su mundo, y vos sos afortunado de tener la responsabilidad de enseñarles a vivirlo y descubrirlo. 

Sin embargo, a veces tus prejuicios de adulto te atan a un mundo pasado, que en este presente no tiene futuro. ¡Detenete y pensá! ¿Por qué los niños no pueden llorar? ¿Por qué las niñas no pueden jugar con autitos? ¿Por qué tantas creencias atentan contra su inocencia? Sé valiente. Juzgá menos. 

Desconectate, tirate al piso, ensuciate, disfrazate, pintá con las manos, mirá dibujos en televisores de cartón y construí los mejores castillos con toallones en el living. Corré el sillón y bailá mucho. Reite hasta que te duela la panza. Si te toca ser modelo de peinados, una princesa o un superhéroe, hacé tu mejor papel. Y si unas manitos con dulce ensucian tu ropa, seguro serán manchas de la suerte. 

Las pantallas, tablets, o lo que exista cuando leas esto, son parte de su mundo.  Invertí tiempo en entenderlo, conocerlo y disfrutarlo más con ellos. Un día la infancia habrá terminado y los recuerdos que ambos guarden, serán la recompensa.

Cada día de sus vidas tus hijos comienzan una nueva aventura en la cual vos sos protagonista. Comprometete a mirarlos a los ojos, hablarles con el corazón y darles amor y contención, para que tengan una infancia libre y feliz. 

Los niños pueden jugar con lo que quieran

Jugá más, juzgá menos. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here