l Departamento General de Irrigación invirtió más de $330 millones en obras en el 2015. Las obras se ejecutaron mediante la novedosa modalidad de Obras por Administración 2015, a partir de las cuales $21,6 millones se entregaron a las Inspecciones de Cauce para que avancen en la puesta a punto del sistema; y mediante Obras de Alta Complejidad cuya inversión fue de $295 millones,destacándose la realización de obras electromecánicas y de gran magnitud como la construcción de los primeros reservorios de agua pública de la provincia en la 6º zona y la impermeabilización de 86 Km. de canales en la 5º zona (ambas con financiación de BID y Gobierno de Mendoza).  Además, se invirtieron $19 millones en el Plan MIDO (Medición Instantánea de Caudales Online) en todas las cuencas y zonas de riego de Mendoza.

Estas obras importantes,permiten el crecimiento productivo de la provincia, la puesta a punto de un sistema hídrico que se planificó hace 120 años y el avance de la eficiencia en la distribución, aspectos fundamentales para una provincia que atraviesa su 5º año de emergencia hídrica.

Modalidad de Obras por Administración

El Departamento General de Irrigación generó un modelo de concreción de obras a partir del trabajo junto a las Subdelegaciones y las Inspecciones de Cauce. Bajo este modelo, Irrigación financia la obra, profesionales de la Sede Central y de la Subdelegación aportan el seguimiento y control técnico, y las Inspecciones de Cauce se encargan de la ejecución, adquisición de  materiales y contrato de la mano de obra.

El director de Ingeniería Sergio Fileni contó cómo funciona el Plan de Obras por Administración: “Irrigación entrega los fondos a las Inspecciones de Cauce mediante un convenio. Ellos ejecutan la obra, hacen los certificados y los respectivos pagos desde la misma Inspección. Irrigación a su vez, hace el control técnico, económico y administrativo para verificar que lo que se está ejecutando cumpla con la Ley de Obras Públicas. El Subdelegado de la cuenca correspondiente y la Dirección de Ingeniería de Irrigación colaboran con el avance de la obra, en muchos casos aportando profesionales que capacitan a quienes se encargan de las obras”. En el convenio que se firma previo al desembolso del dinero se establece la manera en la Inspección de Cauce hará el reintegro.

En 2015 Irrigación destinó $21,6 millones para la concreción de estas obras. Y a partir de las necesidades de cada Inspección, se avanzó en la concreción de las más necesarias.

En la cuenca del Río Mendoza se ejecutaron obras de revestimiento, impermeabilización y entubado en importantes hijuelas y canales.  En Luján y Pedriel, se intervino el Canal 2º Vistalba, la 4º etapa del Canal Flores; En Maipú y Lunlunta, se realizaron obras de revestimiento y hormigonado con premoldeados en la Hijuela Nueva Coria, Hijuela 2º Guiñazú y la Hijuela Bóvedas de Corvalán. En Maipú, se intervino el canal San Roque y el aforador y comparto San Roque. Mientras que en Borbollón y 3 de Mayo, en Lavalle, la Hijuela Puebla, la Hijuela Esteban Ramo Inés y la Rama 4 Villanueva están prontas a terminar su ejecución. En Guaymallén y Gutiérrez, Maipú, la hijuela La Falda, la hijuela Rama Mathus Hoyos, hijuela Higuerita, la hijuela Lemos, el canal San Alberto, el comparto 9 de julio, el canal Pescara y la hijuela 1º del Algarrobito.  Inversión de más de $7 millones. En tanto que la subdelegación llevó adelante bajo esta modalidad, obras de mantenimiento de los Tramos 1, 2,3 y 5 del Canal San Martín con una inversión de $1,6 millones.

En la cuenca del Tunuyán Inferior, de las cinco obras programadas, dos están finalizadas (impermeabilización de hijuela 8º Ñango y revestimiento de canal Norte Alto Verde), una aún en ejecución (hijuela Moyano) y una que será ejecutada el año entrante (impermeabilización  de la hijuela 5º Pescara II etapa). En tanto que la obra de revestimiento del canal Santa Rosa la lleva adelante bajo esta modalidad la misma subdelegación. Inversión de más de $2,7 millones.

En la cuenca del Tunuyán Superior, hay obras por administración en ejecución y ellas son en su gran mayoría de impermeabilización y revestimiento: hijuela Viluco, hijuela Varas, hijuela Curto, hijuela Palomares, hijuela Correa, hijuela Las Rosas del canal Guiñazú, hijuela Montenegro, hijuela Canal Nuevo, hijuela El Peral, Canal Pampa, Barranca La Manga 2 tramo hijuela Moisés e hijuela Gualtallary módulo 10. También se hicieron obras de entubado en el canal Brantys. En tanto que las obras de impermeabilización en Canal Manzano están finalizadas. Inversión de $3,6 millones.

En la Cuenca del Río Diamante se desarrollaron obras de revestimiento: Canal Paves, Tramo Hijuela 5 Canal Goudge, tramo Hijuela 16 Canal Serú Civit y canal Cuadro Nacional. Inversión de $1,8 millones.

Por último, en la cuenca del Río Atuel se desarrollaron siete obras de impermeabilización y revestimiento de cauces. Se intervino los canales Matriz Jáuregui, Matriz San Pedro, Matriz San Pedro adicional, Matriz Atuel Sud, Matriz Regueira, la rama Nº 5 Real del Padre y el comparto Izuel. Inversión de $2,6 millones.

En la Zona de riego Malargüe se llevaron a cabo dos obras: la puesta a punto del dique Blas Brisoli y la impermeabilización del reducto rama Norte de la Inspección canal Caña Colorada. Inversión de $1,8 millones.

Obras de Alta Complejidad

En el marco de la corta anual de agua, Irrigación desarrolló obras de mantenimiento y reparación de diques en distintos puntos de la provincia a través de llamado a licitación pública, con una inversión de más de $12,6 millones.

En San Carlos, se llevaron obras en el dique Valle de Uco (Tunuyán Superior) con una inversión de más de $2,5 millones. Las obras consistieron en reparaciones de compuertas para mejorar las instalaciones existentes, que desde hace 17 años no se modernizaban.

En el sur de Mendoza, el dique Galileo Vitali (obra construida sobre el río Diamante, para aprovechar sus aguas para el riego artificial y ser distribuida mediante un complejo sistema de compuertas), recibió mantenimiento en su estructura a los efectos de permitir una operación confiable y segura del sistema frente a trabajos con inclemencias climáticas o nocturnas. Con estas obras se busca poner en condiciones de operación desde el punto de vista de seguridad y eficiencia. La inversión fue de $1 millón.

A fines de julio finalizaron las obras de reparación y mantenimiento integral del dique Matriz Gil, en Luján de Cuyo. Con una inversión de $1,1 millones la obra consistió en la reparación de compuertas y paredes del dique.  El beneficio será para 2.600 hectáreas.

En el dique Tiburcio Benegas (Tunuyán Inferior) se invirtieron $900 mil pesos para modernizar el sistema eléctrico y ampliar y mejorar el sistema de telecomando de compuertas del dique.

En el dique Rincón del Indio y cámara desarenadora La Olla en General Alvear, se realizaron obras en el sistema eléctrico con el objeto de mejorar la seguridad del personal, los procesos de operación y la seguridad operativa de las obras. La inversión fue de $500 mil.

En Rivadavia se llevó adelante la obra de impermeabilización Rama Costa, en Rivadavia, cuenca del Tunuyán Inferior. A partir de la necesidad de mejorar las condiciones de conducción del agua, evitar pérdidas de dotaciones por infiltración, además de rectificar la traza de la hijuela y darle la sección que corresponde para los caudales transportados misma que es menor a la actual, se desarrolla esta obra que beneficia a 1.340 Has. La inversión es de $2 millones.

Mientras que, también por licitación en la cuenca del Río Atuel, se llevó a cabo la 4º etapa de trabajos de reparación y mantenimiento del canal Marginal del Atuel con una inversión de $4,6 millones de pesos. Esta obra, que por su magnitud se dividió para su ejecución en 5 etapas, tiene como finalidad el transporte y la distribución de las aguas que actualmente conduce el Río Atuel, desde la obra de toma hasta el Dique derivador Rincón del Indio y desde la Cámara La Olla hasta el comparto principal del sistema de riego de San Pedro del Atuel.

Las obras tienen como objetivo diminuir las pérdidas de agua por infiltración, eliminar la salinización, permitir la efectiva regulación de los caudales ingresados a los canales derivados y evitar el ingreso de aguas de origen aluvional.

En tanto, en el Río Atuel, también se está llevando adelante el Plan de Recuperación de Caudales, con una inversión de $1,1 millones.

En la 6º zona de riego,  se están llevando adelante obras en el marco del Plan de Modernización de la Red Terciaria del Tramo Inferior del Río Mendoza. Se trata de la construcción de tres reservorios de agua pública que permitirán flexibilizar la distribución del agua en la provincia, volver el recurso más eficiente para el riego y la producción, y adaptarse a las consecuencias del cambio climático. Son cuarenta y dos hectáreas de espejo de agua, que servirán para regular diariamente los caudales de la quinta y sexta zona de riego. Una obra hídrica sin precedentes que dará equidad a las entregas. Además, las obras proyectadas incluyen la impermeabilización de 16 tramos de la Red Terciaria del Tramo Inferior del Río Mendoza, que hacen un total 40 Km. entre revestimientos (33 Km.) y entubamientos (7km).

El monto total de la obra que comenzó en el mes de febrero ha desarrollarse es de 300 millones de pesos y a la fecha, el monto cancelado a la empresa constructora que lleva adelante la obra es de $32 millones (restan 2 años más de obra). Esta obra es financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Mundial a través del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP) dependiente del Ministerio de Economía de la Nación y por el Gobierno de Mendoza.

En tanto que en la 5º zona de riego, se está llevando adelante la construcción, remodelación y puesta a punto de 86 kilómetros de cauces distribuidos entre los departamentos de San Martín y Lavalle. Una obra en la que intervienen cinco inspecciones de cauce, dos empresas constructoras, 19 mil hectáreas y cuya inversión es de 312 millones de pesos, lo que la convierte en una de las más importantes obras hídricas que se está desarrollando en la provincia. El inicio de obra fue en enero de 2014 y finalizará en 2016. Hasta el momento, el monto cancelado a las empresas que desarrollan la obra que contribuirá al desarrollo productivo de la zona norte de Mendoza, es de $250 millones.

MIDO avanza

El Departamento General de Irrigación realiza obras para determinar los caudales de un cauce. Para ello se construyen secciones de Aforo en los cauces que permitan determinar el gasto de agua que escurre a través de un curso natural o de un canal artificial.

Como parte del plan denominado MIDO (Medición Instantánea de Caudales Online) Irrigación está realizando obras de infraestructura para la medición de puntos hídricos en la red hídrica utilizando nuevas tecnologías. Estas obras permitirán la transparencia en la operación del recurso hídrico de la provincia de Mendoza, como la reducción de sus costos y tiempos en el mantenimiento del sistema, redundando en un beneficio tanto para los usuarios como para los regantes del medio.

Entre las cinco subdelegaciones y la zona de riego de Malargüe se están ejecutando 288 obras  MIDO (secciones aforo, colocación de aforadores y puntos de medición) con una inversión de $19 millones. Para el detalle, en la cuenca del Rio Mendoza se están ejecutando 39 obras; en Tunuyán Inferior 62; en Tunuyán Superior 39; en Atuel 51 y en Diamante 70. En la zona de riego de Malargüe, por su parte, hay dos.

¿Qué es MIDO? Video explicativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here