”Hay que destruir dos cárceles mendocinas”

Ariel Cejas Meliare, segunda autoridad de la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN), organismo creado en 1993, que funciona como un órgano de control de la actividad de la administración penitenciaria para garantizar que la ejecución de la pena se desarrolle respetando los derechos básicos y elementales de todo ser humano, recorrió las cárceles provinciales y llamó a “destruir” la unidad de mujeres El Borbollón y la cárcel de Boulogne Sur Mer en una entrevista en MDZ. A partir de un grave diagnóstico sobre el sistema penitenciario de Mendoza, el organismo que preside Francisco Mugnolo inauguró una delegación para poder atender –equipo interdisciplinario mediante– las problemáticas de las unidades de detención de Cuyo.

No es la primera vez que Cejas Meliare, segundo de Mugnolo y director general de Protección de Derechos Humanos, recorre las unidades penitenciarias de Mendoza y, justamente por ello, concluyó en que el panorama ”cada vez es peor”. De hecho, dijo: “A la cárcel de Boulogne Sur Mer hay que ponerle una bomba y destruirla. A El Borbollón también porque es inhumano que existan seis internas en una misma celda de dos por dos; ese convento del siglo pasado. No se puede encerrar a la gente así”.

LEÉR MÁS  Luján dará un bono a sus empleados

Convencido de que las cárceles argentinas funcionan más como reproductoras de delincuentes empobrecidos que como centros de reinserción social e inclusión, el abogado, que desde el 2000 forma parte de la PPN, expresó: “la cárcel no es la solución; de hecho, es el fracaso más grande”. Remarcó, asimismo, que no puede recluirse en un mismo lugar al que roba una bicicleta con aquel que violó, secuestró y mató a su mujer, por ejemplo. Explicó que, gracias a que el sistema penitenciario funciona de ese modo, el que robó una bicicleta, al pasar por la cárcel, termina perfeccionándose en el camino de la delincuencia. Por lo tanto, considera que diversos “delitos deberían trabajarse de otra forma; no puede ser que la solución siempre sea la cárcel”. Y agregó: “Acá se encierra al pobre y no se aplica Justicia para con los o las personas que roban en este país. ¿Qué necesidad tenés de encerrar a gente que delinque por cuestiones económicas, delitos que no son peligrosos?”.

“Hace falta, en realidad, una mejor administración de recursos. Insisto en que para todo ello se necesita voluntad política. Por caso, en una provincia en la que trabajando en una cárcel te pagan 40 o 50 pesos por mes… ¿qué querés recuperar de esa persona? ¿Qué dignidad querés despertar en ella?”, opinó.

LEÉR MÁS  Alvear ocupa el segundo lugar como departamento con más incendios intencionales

Con respecto a la nueva cárcel federal que el Gobierno Nacional prometió tener lista para 2011, contó: “Vinimos dos veces el año pasado y en las obras había 350 obreros trabajando. En diciembre regresamos y se había parado la obra.” En tanto, en esta última vista solo encontraron 20 obreros trabajando, por lo que considera que  “bajo este panorama” no podrá “inaugurarse el año que viene; poniéndole mucho esfuerzo podría estar para el 2017”. Por su parte, “Almafuerte, si bien es nueva… te aseguro que en diez años va a estar colapsada transformándose en otra Boulogne Sur Mer”, pronosticó.

La población carcelaria en números

– 6.500 reclusos en 2001

– 13 mil presos federales en 2015

– en diez años, a nivel nacional, la población carcelaria aumentó casi el doble.

– entre 10 y 12 mil pesos mensuales es lo que cada preso le cuesta al Estado nacional, cifra de la cual sólo llega una décima parte al recluso.

No creo que nadie que pase por la cárcel pueda reinsertarse expresó Ariel Cejas Meliare

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here