Los cultos populares son propios de los pueblos y la quema de la fogata de San Pedro no solo forma parte de los festejos del santo patrono si no un cortejo religioso con un sentido purificador atribuido al fuego.

Por eso el próximo domingo y después de haber recolectado y apilado durante semanas, cardos rusos prensados y matorrales llegará el momento culminante: la quema de la fogata ”para nosotros es un acto de fe, donde se quema lo malo del año para empezar la segunda parte de año de buena manera, se renueva la fe”, indicó José Salas, Delegado Municipal.

Para los cristianos es la Fiesta de San Pedro y San Pablo, el primer Papa y el gran apóstol. Según la tradición ambos fueron ejecutados alrededor del año 67. Quienes participan de las fogatas y disfrutan de esa noche mágica están celebrando una fiesta religiosa.

En lo alto de la fogata no falta ”el muñeco”, una figura humana, que fue quemado para finalizar este festejo, el domingo en horas de la noche. El fuego se incendiará una vez alrededor de las 20 ante una multitud que años tras años llega hasta el predio de detrás de la Delegación.

Alveardiario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here