Entre la gran diversidad de partidos con las que Alfredo Cornejo pactó en campaña para formar el fuerte frente Cambia Mendoza (FCM), nacido para derrotar al Frente para la Victoria (FpV)  en las elecciones pasadas, el único que quedó con los pies adentro, pero con medio cuerpo afuera, fue el Frente Renovador (FR).

El FR, cuyas caras visibles en Mendoza son el intendente de San Carlos, Jorge Difonso, y el diputado provincial de extracción sindical, Guillermo Pereyra, tiene un líder que aún conserva sus características presidenciables y a las que no piensa renunciar: Sergio Massa.

Después de haber puesto un freno a la sesión especial que permitía cerrar el aumento por decreto a los docentes y rematar la decisión tomada de antemano de no ceder ante las peticiones del SUTE y de los demás gremios estatales fuertes, dicen radicales muy allegados a Cornejo que las relaciones quedaron muy tensas con el massismo local.

LEÉR MÁS  Una mujer caminaba a la vera de la ruta y murió atropellada por un camión

En tanto, el Frente Renovador juega su propio juego y no busca disimularlo. Aseguran que ellos no aceptaron puestos en el Ejecutivo y que su único aporte fue acompañar a Cornejo en la campaña y en las decisiones legislativas con las que están de acuerdo. Pero que no son parte sino aliados del gobierno de Cornejo.

Consultados acerca de la relación que Sergio Massa tiene con Julio Cobos, desde el massismo señalaron: “Tanto con Laura Montero como con Julio Cobos tiene muy buena relación, incluso han planteado temas de agenda juntos”. Prueba de ello fue la reunión que mantuvieron Massa y la vicegobernadora en las jornadas previas a la fiesta de la Vendimia.

LEÉR MÁS  Pescaron al abuelo narco de Guaymallén

Breve diálogo

El Gobierno tuvo que ceder ante la petición de Pereyra de suspender la sesión especial del lunes 21 y dar espacio a la mesa de diálogo de la que participaron los legisladores, el ministro de Gobierno, Dalmiro Garay, representantes sindicales y la Iglesia Católica. La finalidad esgrimida por Pereyra fue la de promover la paz social, que el viernes pareció romperse con la sanción inicial que le dio Diputados al aumento docente por decreto.

Sin embargo, no fue demasiado provechoso el resultado: todo quedó en cero cuando los sindicatos pidieron reabrir la negociación paritaria y la postura oficial fue determinar que ellos no podían abrir esta instancia porque quien la cerró fue el SUTE al ir a negociar con un paro ya votado.

LEÉR MÁS  Muerte de Leonela: imputarán a la intendente de Santa Rosa

En definitiva, no llegaron a ningún acuerdo y el diálogo se terminó. De esta manera, a Pereyra no le queda más opción que cumplir con su palabra de, luego de desarrollada la mesa de diálogo, cualquiera fuese su resultado, dar quórum para sesionar. Y lo dará. Lo que no se sabe es si votará en contra o favor el decreto de aumento.

¿Se puede romper el Frente?

Ante el cuestionamiento de que si no se vota lo que Cornejo quiere, el bloque se puede partir, un massista aseguró que “no estamos considerando aún esa posibilidad. No digo ni que sí, ni que no. Digo que por ahora no lo hemos decidido”.

Fuente: Unidiversidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here