El Gobierno avanza con la idea de controlar el cumplimiento horario de los empleados públicos. Ahora los trabajadores de la Salud deberán marcar ”presente” a través de controles biométricos, en hospitales, centros de salud y otras dependencias.

La medida se suma a la que implementará la DGE que, como anticipó DiarioVox, se aplicaría a docentes y alumnos del nivel medio.

El ministro de Salud Rubén Giacchi estableció la obligatoriedad de ese sistema a través de una resolución. El cumplimiento horario es obligatorio para todos los empleados, incluidos quienes factura.

LEÉR MÁS  Cayó un avión en Rivadavia

”Constitúyase la marcación horaria, con carácter obligatorio de los Empleados de Planta Permanente, Locadores y/ o prestadores y/o Residentes y/u otras formas de contratación en Reparticiones Centralizadas y Descentralizadas”, dice la resolución. ”La marcación horaria deberá realizarse a través de sistemas biométricos (tecnología digital y/o de manos y/o de rostros).

Los empleados, locadores de servicios, prestadores, deberán obligatoriamente registrar sus huellas digitales, o manos, rostros, según se trate, para conformar los archivos identificatorios pertinentes”, establece la normativa.

LEÉR MÁS  Cayó en Guaymallén el sujeto que apuñalaba prostitutas

Los datos que queden registrados cada día serán tomados en cuenta para liquidar los sueldos. Es decir: se efectuarán los descuentos y pagos correspondientes según el cumplimiento que quede marcado en el sistema de control biométrico. Solo estarán exceptuados de ese sistema los centros de salud y postas sanitarias que por falta de infraestructura no puedan aplicarlo. En esos casos se firmarán planillas.

LEÉR MÁS  Causa Próvolo: nuevas declaraciones

También regularon a través de la resolución la ”devolución” de horas adeudadas. En ese sentido, sólo se permitirán en casos excepcionales. ”Las devoluciones de horas por recargos solo serán procedentes, si responden a cuestiones laborales programadas y/o a situaciones especiales ante necesidades emergentes”, dice a norma.

Fuente: Vox

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here