Brindar un mensaje de esperanza y aliento, rescatar valores sociales y revivir el espíritu solidario y pujante que convirtió el monte en una zona productiva y llena de vida son algunas de las cosas que buscará reflejar el documental “Un lugar llamado La Escandinava”, que se comenzó a rodar esta semana en el distrito del mismo nombre, en el departamento de General Alvear.

El jueves se filmaron las primeras imágenes, con entrevistas a antiguos pobladores, muchos de ellos inmigrantes, sus hijos y sus nietos que luego se entrecruzarán con una línea de ficción protagonizada por niños que recorrerán el lugar, jugando en las acequias, en las fincas emulando los recuerdos de muchos de quienes habitaron ese lugar.

Este documental que tendrá unos 50 minutos de duración nació de la idea de la realizadora audiovisual Maggie Ojcius, quien si bien nació en General Alvear, vivió hasta los 18 años en La Escandinava, y regresó cada tanto a visitar a sus padres. La acompañan las productoras Serebross y MG, con la dirección general de Sebastián Sacur, Mathías Guijarro, Florencia Pérez, y Lucho Ojcius entre otros.

“La idea del documental surgió hace tiempo, cuando me fui a estudiar a los 18 años. Siempre quise contar la historia de cómo llegaron a la zona los primeros pobladores, muchos de ellos inmigrantes; cómo viajaron, describir el choque cultural al que se enfrentaron con personas que hablaban diversos idiomas ya que venían de Ucrania, de Noruega por ejemplo”, contó Maggie a Los Andes. Y agregó: “Era mi materia pendiente desde que entré al mundo audiovisual”.

LEÉR MÁS  Increíble. Se robaron un zepelin de mil litros

“Estas historias de los primeros empresarios escandinavos que tomaron las tierras para luego repartirlas entre los inmigrantes son esas historias que me contaba mi abuela en las siestas o cuando me quedaba a dormir en su casa”, señaló Maggie.

La esencia del trabajo, la solidaridad, la ayuda entre vecinos son algunos de los valores que este grupo de jóvenes realizadores quiere compartir a través de las imágenes y de las palabras de sus protagonistas.

“Reivindicar el trabajo en equipo, cómo estos hombres y mujeres que llegaron escapando del hambre y de la guerra se adaptaron a un lugar con otro idioma, cómo terminaban de trabajar en su finca y se iban a ayudar al vecino con quien compartían herramientas entre otras cosas”, afirmó.

En este lugar ubicado a 20 kilómetros de la ciudad de General Alvear, el jueves a las 4.30, antes de los primeros rayos del sol, comenzaron a rodarse las primeras escenas. Previamente, hubo un trabajo de investigación que fue creciendo con cada conversación, con cada documento que encontraban. Pero el lunes pasado comenzaron la preproducción para dejar todo listo para arrancar tres días más tarde a grabar.

LEÉR MÁS  Dos mujeres golpeadas en Malargüe

“Más que un equipo de trabajo somos todos amigos que amamos hacer lo mismo; es muy bueno trabajar así”, aseveró Maggie. Además, señaló que entre todos vienen “madurando” la idea del documental para el cual se ganó en 2012 un subsidio de 7.000 pesos del Ministerio de Cultura de la provincia para su concreción.

“Se fue demorando todo, pero hoy finalmente podemos cumplir este sueño y estamos rodando el documental. Tendrá 50 minutos de duración y en contraprestación será divulgado en más de 50 escuelas de la provincia además de las pertenecientes al departamento de General Alvear”.

Las entrevistas se intercalan con escenas que muestran la esencia pura de la niñez y las vivencias de pequeños de la zona como trepar árboles o bañarse en las hijuelas en las siestas de verano. “Esta producción se crea con la intención de brindar un mensaje de esperanza y aliento, rescatar valores sociales y revivir el espíritu solidario y pujante que convirtió el monte en una zona productiva y llena de vida”.

LEÉR MÁS  Alvear: Jugador patea en la cabeza a su rival mientras estaba en el piso. Imágenes fuertes

“Un lugar llamado La Escandinava” será una de las tantas maneras de contar historias de algunas personas que allí vivieron en representación de un mundo de vivencias, señaló Maggie.

El modo de contarlas es a través de las aventuras de la niñez. las historias y canciones que recorrieron todo el mundo y, luego de mucho andar, llegaron a La Escandinava, el relato de los abuelos a sus nietos, las añoranzas de otras tierras y los sueños para el nuevo hogar.

Todo ello conjuga testimonios y ficción para describir en imágenes y sentimientos esa localidad rural donde se originó el título del documental “Un lugar llamado La Escandinava”.

“Estamos en pleno rodaje, luego vendrá la etapa de edición y posproducción, pero ya estamos en camino”, concluyó Maggie.

Este equipo ya ha realizado varios trabajos que han superado las barreras departamentales para llegar a todo el país.

Fuente: Daniela Larregle para Diario Los Andes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here