El PJ local, entre la anarquía interna y el rearmado como oposición

El quiebre a nivel nacional en el PJ repercute en todos los órdenes. Pero en el peronismo nacional la preocupación es otra y más urgente: hay anarquía en el partido y mucha incertidumbre. El ex gobernador Francisco Pérez tiene el cargo de presidente del partido, pero en la práctica no lo ejerce y, en cambio, sufre el rechazo casi unánime de los principales dirigentes de esa fuerza política.

En ese contexto, algunos intendentes y quienes quedaron aún de pie luego de la catarata de derrotas del año pasado, exigen renovación.

En la Legislatura no hubo definiciones, pero todo apunta a que habrá quiebre: el kirchnerismo duro se cerró y el resto, que es amplia mayoría, comienza a blanquear su descontento con ese sector. El problema para ellos es que tienen otro frente abierto y urgente: armarse como oposición al gobierno de Alfredo Cornejo, en medio de la tensión por los despidos a los estatales y las denuncias cruzadas por la herencia.

LEÉR MÁS  Mendocinos premiados en programación y robótica

    ”No estuvo en las elecciones y no dio explicaciones políticas”

El PJ está en desventaja en la Legislatura y no ha logrado hacerle contrapeso aún a la gestión del radical Cornejo. Más teniendo en cuenta que no se reconstruyeron liderazgos.

Desde el año pasado muchos intendentes reclamaban un adelantamiento del recambio de autoridades en el PJ provincial, sobre todo desde que Pérez dejó de poner la cara ante la crisis: no estuvo en las elecciones y no dio explicaciones políticas.

Pero eso no ocurrió y los sectores internos se atomizaron. La intención era hacer elecciones en abril, pero otros consideran que podría aprovecharse la fecha nacional de mayo para hacer un solo proceso. En Mendoza parece difícil una lista de unidad, aunque hay figuras que podrían lograr ese consenso. Uno de ellos es Adolfo Bermejo, que sigue en carrera a pesar de la derrota que sufrió como candidato a gobernador.

LEÉR MÁS  Por el Zonda suspendieron las clases en todo el Valle de Uco

    “No se podía hablar”

La crisis interna vuelve a flote luego de que a nivel nacional 18 legisladores del Frente para la Victoria decidieran romper el bloque y armar “rancho aparte”. Entre ellos está el mendocino Rubén Miranda, quien fue muy crítico del kirchnerismo. “No se podía hablar”, repitió el ex intendente de Las Heras. Quien encabezó la rebelión fue otro conocido de Mendoza: el ex subsecretario de Gestión Pública Diego Bossio.

Fuente: Diario Vox

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here