Alfredo Cornejo recalentó su enfrentamiento con el SUTE y analiza reemplazar la oferta de recomposición salarial del 22,6% hasta julio por otra anual, aunque sin eliminar el ítem “aula”. Tras encabezar el acto de inicio de clases en Lavalle, fue categórico al acusar al SUTE de “hacen una prueba de poder contra el Gobierno y se desentienden de la calidad educativa”.

En el Ejecutivo analizan el panorama y creen que el error estuvo en proponer una oferta partida en dos. Por eso ahora modificarían la estrategia.  Ayer, según pudo saber la prensa, en el Gobierno hacían cuentas para difundir la información. Según aseguraron, está confirmado que Mendoza se sumará al lote de provincias con ayuda nacional (además del incentivo docente) para garantizar el salario mínimo acordado.

Así, explican, la propuesta anualizada rondaría el 40% de aumento para los docentes. El Gobierno desafió al paro docente y organizó dos actos de inicio de clases. Cornejo estuvo en Lavalle, desde donde buscó politizar el conflicto. Según el Gobernador, el SUTE busca “hacer una prueba de poder contra el Gobierno y se desentienden de la calidad educativa”.

Ante un marco de alto ausentismo docente debido al paro convocado por el SUTE, el gobernador insistió en alcanzar un acuerdo y planteó sus dudas tras el fracaso de la propuesta semestral y es probable que la descarte para reemplazarla por otra anual.

“Nosotros accedimos a partir la negociación debido a que la inflación del primer semestre no va a ser igual a la del segundo y queríamos ofrecer la mejor oferta posible -dijo Cornejo-. Pero nos hemos dado cuenta de que los docentes la comparan con el aumento anunciado en la provincia de Buenos Aires y creen que es menor, cuando semestralmente el nuestro es incluso superior”, destacó.

    “Acá no se trata solo de un problema de dinero”

Sin embargo, el mandatario no dejó escapar la oportunidad para resaltar lo que él considera como “una prueba de poder ante el Gobierno” y aseguró que “acá no se trata solo de un problema de dinero”. “Hasta el momento hemos hecho cuatro ofertas laborales que ellos rechazaron, por lo que yo tampoco me voy a echar atrás con el ítem aula porque es clave para mejorar el sistema”, defendió.

Ese ítem es el meollo de la disputa, ya que mientras el sindicato lo ve como “un acto de discriminación”, para el Gobierno implica “un cambio cultural donde se premia al que trabaja de la mejor manera”. “En un buen modelo capitalista, no se puede nivelar al que trabaja mal junto al que lo hace mal, no sería justo”, señaló.

Cornejo fue categórico contra el sindicato, se mostró “alarmado del poder que tienen” y anticipó lo que será una relación ríspida con el sindicato dirigido por Adrián Mateluna.

    “No he venido para administrar lo que anda mal”

“Seamos claros, si el sindicato se sigue oponiendo al ítem aula, estamos ante la puerta de un ‘no acuerdo’, ya que este incentivo forma parte de mi programa de gobierno, que anticipé durante mi campaña para gobernador”, dijo el mandatario, y reforzó que “no he venido para administrar lo que anda mal, sino para cambiarlo y hacerlo bien”.

Más controles a los docentes

Cornejo no dejó pasar la oportunidad para resaltar el “desorden” del sistema de registro de asistencias. “Hasta el momento, confiamos en las planillas que cada directora nos pasa por WhatsApp para saber si los docentes concurrieron o no a clases”. Por eso, anunció la creación de un nuevo sistema informatizado que permitirá conocer el grado de presentismo de forma periódica durante todo el día, y así tener un informe más detallado.

El mandatario responsabilizó al SUTE sobre los casos de abusos en las faltas, en los cuales “ellos coinciden con nuestro diagnóstico, pero desde las juntas de disciplina que ellos dirigen, jamás se han labrado sanciones al respecto”.

Fuente: Vox

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here