Aunque se registró una merma del 3,1% respecto de mayo, el rubro alimentos y bebidas sigue traccionando la inflación.
La Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas de la provincia (DEIE) dio a conocer el índice inflacionario de junio, que marcó 2% en su nivel general y un acumulado del 7,2% desde abril, cuando se retomó la medición de precios por decisión del Gobierno provincial.
 
Las variaciones correspondientes a la canasta del índiec de precios al consumidor (IPC) indican un alza del 1,4% en el rubro alimentos y bebidas, que fue el que lideró el cuadro de medición.
 
En este tópico, los productos que más incidieron fueron la lechuga, que marcó un incremento del 66%, el aceite de girasol, 20%, y el pan, 6%. En cuanto a los precios que registraron bajas, se destacan los cítricos (naranja, mandarina y limón), que  disminuyeron 10% su valor.
 
Los medicamentos también reflejaron su incidencia en el índice general, totalizando un incremento del 0,2%. Dentro de este segmento, los psicofármacos marcaron un alza del 8%; los analgésicos, 6%, y los remedios endocrinológicos, 5%.
 
Vivienda y servicios básicos también subió 0,2%, mientras que esparcimiento marcó un alza del 0,1%, al igual que el rubro Otros bienes y servicios.
Transporte e indumentaria
 
Los precios que se mantuvieron estables o mermaron respecto de la medición anterior están contenidos en transporte y comunicaciones (0,2% menos que en mayo) y en indumentaria, marcado por el comienzo de las liquidaciones de estación.
 
Con los números en mano, el titular de la DEIE, Facundo Biffi, analizó: “Notamos una estabilización general de los precios, salvo en alimentos y bebidas. Entendemos que se debe al enfriamiento del consumo como respuesta a la inflación registrada”.
La evolución de porcentual que se ha ido presentando desde abril a la actualidad y que marca un acumulado del 7,2%, permite estimar que “desde agosto la curva comience a descender”, evaluó el funcionario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here