“Los pobres necesitamos que el  Gobierno se acuerde de nosotros” dijo Miguel Yllanes, pequeño productor de una hectárea en Las Catitas Viejas, departamento de Santa Rosa, donde dos veces cayó granizo que alcanzó un tamaño similar al huevo de gallina, en la noche del miércoles y produjo daños del 70 por ciento en los viñedos de la zona. Ese fue el lugar donde con más fuerzas castigó la tormenta.

Manuel Parra, presidente de la cooperativa “Las Trincheras”, destacó que los 70 socios de la entidad registraron un daño del 70 por ciento en los viñedos por lo que la situación “es muy  grave”. Largas superficies de viñedos muestran sus pequeñas hojas rotas y los inexistentes racimos que estaban naciendo.

LEÉR MÁS  Detectan un caso de meningitis en General Alvear

La gran tormenta de este miércoles tuvo dos etapas: aproximadamente a las 20 y en seco, granizó desde el norte. La piedra tenía un tamaño grande. Luego, cerca de la medianoche, granizó desde el sur con fuerte viento y lluvia.

Al  entrar a Las Catitas, 12 kilómetros al este de la villa cabecera de Santa Rosa, veredas y calles estan alfombradas por las hojas de los árboles. De hecho, la fuerte tormenta destruyó gran cantidad de árboles y algunas zonas se quedaron sin electricidad.

LEÉR MÁS  Alvear se movilizó en contra del fracking

El contexto

Miguel  Yllanes dijo: “Ustedes son los primeros que llegan y nos preguntan cómo estamos porque las autoridades nunca se aparecen”.  “El granizo destruyó todo los racimos y también los árboles frutales” indicó con desánimo. De todos modos, este pequeño productor ya sabe qué va a hacer el año que viene: “Voy a levantar toda la viña y los árboles y voy a organizar un lugar para divertirse”.

En tanto, desde la cooperativa, Manuel dijo que después del granizo la situación “es grave”. Señaló que muchos de los productores no cosecharon la uva este año porque no tenían medios económicos para hacerlo.  Recordó que los que se anotaron por daños el año pasado, todavía no cobran esa plata.

LEÉR MÁS  Prisión preventiva para Leonardo Hisa

En donde quedó el 30 por ciento de la uva hay que ver cómo se mantiene porque deben enfrentarse  las enfermedades de la planta, hay que pagar impuestos y hay que calcular si conviene cosechar esa uva por el precio que pagan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here