El Fader entra en su etapa final de Renovación

Se firmó la tercera etapa del proyecto de puesta en valor del Museo Provincial de Bellas Artes Emiliano Guiñazú-Casa de Fader.
Este museo, pronto a reabrir sus puertas -29 de noviembre, a las 21-, es el más importante de su tipo en la región. Actualmente, se encuentra en un profundo proceso de restauración, que incluyó un relevamiento exhaustivo de su colección, que dio como resultado un detallado catálogo, el fortalecimiento de las estructuras del edificio, la recuperación de las pinturas murales y decorativas de su interior y la puesta en valor de sus jardines.

El martes, el secretario de Cultura, Diego Gareca, firmó lo que marca la tercera y última etapa de la recuperación definitiva de este ícono del arte a nivel nacional.

Al respecto, el funcionario afirmó: “Con esta última etapa se estará finalizando el proyecto de la puesta en valor del museo, en sus tres etapas. Quedará para el próximo gobierno el proceso y la apertura de este último tramo. Estamos recuperando y renovando el viejo reconocimiento que pesaba sobre el museo, como la ‘perla del Oeste’ y se convertirá en uno de los más importantes del interior de la Argentina”.

LEÉR MÁS  El Servicio Geológico Minero confirma gran potencial en Malargüe

Cabe destacar que tanto el Museo Provincial de Bellas Artes Emiliano Guiñazú-Casa de Fader como la obra del artista plástico Fernando Fader, que contiene la institución, fueron declarados Patrimonio Cultural de la Provincia en 1998.

El proyecto de restauración fue estructurado en tres etapas. La primera consistió en tareas de consolidación del histórico edificio, que incluyó el recalce de muros, mediante la construcción de submuración bajo cimientos, hasta alcanzar suelo granular; la reparación de fisuras y grietas, mediante relleno adecuado; la vinculación en distintos niveles de los muros de mampostería, mediante perfiles; el refuerzo del muro de fachada; torreones y cubierta de losa de bovedillas y la construcción de cubierta para modificación de desagües pluviales.

En la segunda etapa, pronta a concluir y a inaugurarse, se trabajó en la puesta en valor, conservación y restauración del conjunto murario existente en el museo. Esta tarea fue desarrollada por un equipo de 12 mujeres profesionales, encabezado por la experta mendocina Cristina Sonego. Este equipo fue seleccionado mediante un concurso público en el que participaron destacados profesionales.

LEÉR MÁS  El Hipódromo de Mendoza logró recaudar un millón de pesos

Antes de comenzar a trabajar sobre la histórica casona, el plan de trabajo en el Museo Fader contempló un abordaje integral a las 1.700 obras de arte con las que cuenta. Se categorizó y registró cada obra bidimensional y tridimensional, teniendo hoy un conocimiento detallado del estado de conservación de cada cuadro y escultura, tras la restauración preventiva.

La tercera etapa, que ya cuenta con proyecto ejecutivo para llevar adelante, consiste en la recuperación de la vieja construcción ubicada detrás del museo. El objetivo es sumarla como parte del emblemático espacio de arte.

Para ese fin, se trabaja desde una concepción más moderna, ya no en el sentido patrimonial sino que este espacio contará con salas de restauración y de guarda, además de nuevas salas de arte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here