El Concejo Deliberante decide el lunes si interpela a Lobos

Se acabó el tiempo de las indefiniciones. El lunes 23, cuando los argentinos tengamos ya nuevo presidente, el Concejo Deliberante de Guaymallén tendrá una sesión especial para determinar si interpelará al intendente interino, Luis Lobos, o bien, si dejará todo en manos de la justicia y no le pedirá explicaciones.

La sesión fue pedida por el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT), en la voz del concejal Federico Telera (PO), a la postre responsable de la mayoría de las denuncias contra el intendente. Además, quieren llamar a cuestionamiento público a los dos funcionarios procesados por sospechas de malversación de fondos públicos, a la par de Lobos: el secretario de Obras y Servicios Públicos, Federico Sampieri, y el de Espacios Verdes, Carlos González.

Telera afirmó que esta vez quedará en claro si los concejales guaymallinos son cómplices o no del desastre económico y administrativo en el que está sumido la comuna. Esto porque, según manifestó, ninguno de ellos quiso acompañar la investigación llevada adelante por el FIT, que incluyó pedidos de informe sobre el dinero y los comprobantes de pago de sobreprecios a empresas contratadas por el Ejecutivo municipal, números exhaustivos acerca de la planta de personal, nombramientos, pases, y demás movimientos en la contratación de empleados fuera de lo que marca la ley.

Lobos y su equívoco itinerario político

“Sobre lo prestado reina la desgracia”, dice el refrán. Como una especie de profecía, esta frase es la que define a la gestión de Luis Lobos como intendente de Guaymallén. Porque, en verdad, su cargo es prestado. Él no fue elegido por el voto popular para ocupar el Ejecutivo, sino que, en su calidad de presidente del Concejo Deliberate, reemplaza en sus funciones a Alejandro Abraham desde que este dejó de ser intendente para asumir como legislador nacional en Buenos Aires.

LEÉR MÁS  La comuna de Santa Rosa no completa sus balances desde 2013

Al poco tiempo de hacerse cargo, comenzaron a acumularse en su escritorio una serie de reclamos, cada uno de ellos con su dolor de cabeza correspondiente. Primero fue un drone sobrevolando su flamante mansión que le hizo unas increíbles panorámicas, las que dieron origen a una nota de prensa al respecto. La imagen de Lobos como poseedor de una fortuna demasiado repentina tendió un manto de sospechas que ensombreció su imagen y su gestión, en especial porque quizás ni él mismo lo recuerde, pero sus orígenes fueron tan humildes como el de cualquier empleado municipal, institución a la que ingresó de la mano de Jorge Pardal.

La nube negra comenzó a ensancharse. Una escandalosa suba de la dieta de funcionarios y concejales en un contexto económico inflacionario y difícil dejó a la gente más enojada aún con quienes deben velar por el bien de las mayorías.

Después, y con el año electoral en las puertas, decidió presentarse como candidato para ocupar formalmente el lugar de Abraham, aunque a su reputación y a su desempeño en la función pública les hubiesen quedado manchas perennes. Primero fue el escándalo protagonizado con Alejandro Abraham en las PASO, donde luego de un mes de haberse realizado los comicios, todavía se contaban los votos por las sospechas de fraude. Más tarde perdió la intendencia, que quedó en manos de Marcelino Iglesias, su duro contrincante radical.

LEÉR MÁS  Estudiantina trágica en Alvear: Murió un profesor aplastado por un carro

Desde allí, emprendió la retirada de la gestión pública. Dio de baja los contratos de los servicios tercerizados, no pagó la deuda de los proveedores y en los últimos tres meses tuvo problemas para cumplir con los sueldos . Lo peor fue la seguidilla de denuncias por malversación de fondos públicos, que presentó el FIT. Para rematar, el fiscal Daniel Carniello lo procesó por el mismo tema.

La causa de llamar a un interinato

El futuro jefe comunal de Guaymallén, Marcelino Iglesias, sorprendió al pedir que desde la próxima semana y hasta mediados de diciembre, fecha en la que deberá asumir su cargo, se traspase el mando de la comuna a Evelyn Pérez, una edil radical de su confianza.

Consultado al respecto, Iglesias explicó que esto se debe a que, hasta ahora, no le han proporcionado la información pedida y que con esta concejala a cargo de la comuna, él podría acceder a los datos que necesita a fin de organizar las primeras medidas que tomará cuando asuma. Entre ellas, pedir la emergencia en los servicios públicos.

Esta situación no ha sido confirmada aún por el Concejo Deliberante, pero todo parece indicar que antes deberán definir qué medidas tomarán con respecto a la interpelación o no del actual jefe de esta comuna.

Fuente: Unidiversidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here