Dos condenados por violento robo a un matrimonio mayor en General Alvear

La pena fue para un sujeto y su hijo que en el asalto sólo se llevaron 50 pesos, por lo que golpearon a los ancianos.

Los alvearenses Gustavo Redemí (38) y su hijo Rolando (18) fueron encontrados culpables por el violento asalto perpetrado en una despensa en junio de 2017 en General Alvear, en el que además castigaron sin piedad a un matrimonio de almaceneros y al nieto de éstos. Todo por un botín que no superó los $ 50.

Gustavo Redemí fue condenado a 12 años de prisión efectiva por el robo agravado pero también la sumaron una causa por hurto de 2014 y otra por lesiones. En tanto, Rolando Redemí deberá purgar 7 años en la cárcel.

Betiana Lucero (25), la tercera persona que estaba siendo juzgada como partícipe en ese hecho, fue absuelta ya que la fiscalía no pudo sostener la acusación.

LEÉR MÁS  La 11° Fiesta de la Cerveza convocó a unas 30.000 personas

Si bien el fiscal Javier Giarolli había solicitado penas mayores, 20 años de cárcel para el padre y 8 para el hijo, tras escuchar la sentencia de la juez María Eugenia Laigle dijo estar “conforme” con el resultado del juicio.

Además, tras 10 días de debate, surgió valiosa información que podría colaborar para esclarecer otros hechos ocurridos en Alvear en los que también podrían estar involucrados ambos acusados y personas cercanas a ellos.

Los Redemí habían caído el 11 de junio de 2017, el mismo día del atraco a la despensa Ana, en Chacabuco y Libertad, y estaban con prisión preventiva. Gustavo en el penal de San Rafael y Rolando con arresto domiciliario.

LEÉR MÁS  San Rafael: Desvalijaron una casa en ausencia de sus propietarios

Desde el principio el padre fue el apuntado de ser el líder de la banda que irrumpió a punta de pistola y al grito de ¡dame la plata! encañonó a Gervasio Constanzo (74), la esposa Ana Bogado (70) y Gastón Morales, el nieto (20).

Como no sumaban más de $50 todos los billetes que tenían los dueños del local en la caja, los ladrones se pusieron violentos, primero le gatillaron dos veces y como el disparó no salió, le dieron golpes en la cara y en la cabeza a los tres. Un cliente que estaba en el local y al que nunca vieron los asaltantes logró escapar y llegó hasta un vecino para avisar a la policía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here