Por Horacio Yacante

El camino de materializar nuevos productos no es sencillo y quienes han transitado por ahí, coinciden en que aprender a emprender no es algo de se haga de un día para otro. Sin embargo, diseñadores y desarrolladores de videojuegos decidieron contradecir estas leyes y organizaron un evento que les permita en 60 horas darle forma a una idea completamente innovadora y original.

Para lograrlo, un grupo de mentes inquietas agrupadas en el ADVA (Asociación de Desarrolladores de Videojuegos Argentina), decidieron plegarse desde Mendoza a las más de cien ciudades de todo el planeta que llevarán a cabo una nueva edición del Global Game Jam, una oportunidad única para quienes decidan dar el puntapié inicial en una industria naciente que gana cada vez más espacios en el país.

LEÉR MÁS  Cayó un avión en Rivadavia

Javier Bravin, un joven estudiante de Ingeniería en Sistemas de la UTN FRM y miembro de la organización del GGJ, explicó que el megaevento “tiene como finalidad fomentar el desarrollo de videojuegos como una industria local, en la que cada vez se pueda sumar más gente”. Con principios mucho más abiertos que las industrias conocidas, los videojuegos permiten para la oportunidad de complementar saberes disímiles en otros campos. “Para participar no necesitás ser un físico cuántico y haber estudiado en una super universidad de Estados Unidos”, dice el programador y añade que la idea es que puedan participar tanto programadores, como diseñadores, músicos, locutores, artistas, ilustradores y animadores entre otros profesionales o aficionados con intereses en el desarrollo de videojuegos y juegos de mesa.

LEÉR MÁS  Godoy Cruz tendrá su Vendimia el sábado

“El objetivo es crear un producto jugable en solo 48 horas y tomar las 12 restantes para analizar lo hecho y sacar conclusiones”, comenta Bravin. Las actividades comienzan el viernes a las 16.30, una hora y media antes que en el resto de las ciudades, para tener el tiempo suficiente para explicar el objetivo del encuentro. Posteriormente, con el cronómetro puesto en cero, arranca una carrera creativa que consiste en lanzar ideas para nuevos videojuegos. Una vez formuladas, los grupos de trabajo se conforman por quienes se sienten atraídos para trabajar en esa propuesta, que los llevará a complementar sus saberes, de modo que en las siguientes 48 horas logren un prototipo listo para ser probado por todos.

LEÉR MÁS  Causa Próvolo: nuevas declaraciones

Pablo Palma, otro reconocido desarrollador mendocino, celebró la realización de este tipo de certámenes, ya que “sirven para dar los primeros pasos y se aprenden valores como trabajo en equipos, donde se complementan los distintos saberes”. “Además es una movida social, en la que se aprovecha para hacer contactos, que en un futuro pueden implicar proyectos a futuro o posibilidades laborales”, refuerza.

Fuente: Vox Populi

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here