Alfredo Cornejo parece un boxeador concentrado que entrena con su
sombra, previo a una pelea trascendental. Para quienes consideran que el
boxeo es un deporte, por lo menos por su exigente preparación física y
mental, entenderán esta metáfora. Los que no, entonces seré más directo:
Cornejo está preparado para discutir abiertamente con los gremios
estatales una nueva política de recursos humanos que quiere aplicar en
el Estado provincial.

Concretamente el nuevo gobernador que asumirá en las próximas horas
ya anticipó que su idea es mejorar el rendimiento del servicio público
en las distintas áreas por lo que ya dio la orden a los ministros “que
tomen el toro pos las astas” para que los responsables de las áreas
(subsecretarios y directores) releven el personal a cargo para evaluar
funciones y rendimiento.

La charla con los periodistas de los medios gráficos en una sala de
reuniones del municipio de Godoy Cruz duró una hora y media y allí
mostró su tensión antes de asumir y su visión pesimista acorde a la
emergencia financiera pero también acentuando esta situación intentando
encontrar un plafón público que le permita tener un crédito extra de la
ciudadanía en sus decisiones iniciales. Por eso dice que se ha puesto
como regla no “vender humo y decir la verdad”.

Es decir, Cornejo pretende ser la contracara de Paco Pérez quien
demostró su fracaso de gestión basando su accionar en su declamada
lealtad y fe en Cristina Fernández quien al final le soltó la mano y lo
dejó solo con sus deudas reales y “certezas” apoyadas en la creencia que
siempre sería auxiliado desde la Nación por ser un impostado
kirchnerista.

Ahora Cornejo en ese tren de sinceridad pública advirtió que la suya
será “una agenda aburrida” ya que, según su observación, los medios y
los periodistas, estamos acostumbrados a las “bombas de humo” que
anuncian grandes hechos que finalmente no se producen y como evidencia
menciona el soñado teleférico que vincularía al oeste de la Ciudad con
el centro urbano.

 

El teorema de la maestra suplente

Desde la época de la campaña, el cuarto gobernador radical, desde
1983, transparenta su planteo utilizando el ya histórico ejemplo de la
maestra suplente que cumple con su tarea diariamente frente al aula y
mientras otras dos cobran lo mismo por el mismo curso, pero sin realizar
esa tarea.

Otro dato estadístico que refuerza su diagnóstico crítico a lo que se
puede llamar una disfunción estatal. El electo volvió a remarcar que
con los docentes en actividad se podría designar uno de ellos por cada 9
alumnos mendocinos. O sea, que cada 28 alumnos el Estado paga a tres
docentes. Este razonamiento es la base para sostener el argumento
cornejista y que el gobernador que viene quiere instalar como “el debate
de la cosas cotidianas”. Sabe que el escenario final de esta pulseada
será la paritaria con los sindicatos estatales. Y el acuerdo pensado por
el mandatario próximo es en base a esta ecuación conceptual: “debe ser
algo que se pueda pagar, debe ser según el servicio que se presta y con
porcentuales diferenciales según la tarea”.

Estos son los otros puntos sobresalientes desprendidos de las declaraciones del gobernador elegido, en la víspera a su asunción.

 

Deuda heredada

Son 5.800 millones que están reconocidos en la autorización de la
toma de crédito por parte de la Legislatura. Otros 2.500 millones de
deuda flotante (deuda “pinche”) según la estimación del Tribunal de
Cuentas en el relevamiento entre los proveedores del Estado. Otros 800
millones de deuda con los policías retirados por el incumplimiento de un
acuerdo con la Anses. Es decir, nos fatan unos 9.100 millones de
pesos. 

Por eso la urgencia ganó espacio en la consulta y nos preguntamos
cómo pagará los sueldos de diciembre: “No hay plata ahora para esto”,
advirtió Cornejo. Su plan es una acción múltiple. Una emisión de letras,
un bono y crédito de la banca privada y una asistencia financiera del
Banco Nación hasta completar los 5.800 millones autorizados. Cornejo
advirtió que tiene “la palabra” (pero aún no tiene los recursos) de
Adolfo Prat Gay (el designado presidente del Banco Central) y del mismo
Mauricio Macri quien ha dado la orden de asistir a las provincias con
problemas de caja.  

 

El precio del boleto.

Con ironía Cornejo reconoce que el gobernador saliente Paco Pérez,
“será difícil de olvidar”. Lo dice sobre el plano del presagio de lo que
se puede encontrar una vez que se instale en su despacho del Cuarto
Piso de Peltier 351. A modo de ejemplo reveló que el precio del boleto
se pagará a partir del 1º de enero a 6 pesos y que eso fue abrochado por
un decreto de Paco, pero que aún no ha sido publicado en el Boletín
Oficial.

El principio de lockout empresarial que aplicó Autam restando los
servicios nocturnos por la falta de pago de la deuda fue levantado el 30
de noviembre y la escueta explicación vía correo electrónico fue:
“informamos que se ha encauzado el diálogo con el gobierno para un plan
de pago de la deuda y la tramitación del decreto de tarifas”.

Sobre el decreto referido Unidiversidad preguntó y la respuesta del
área de prensa del gremio empresario remarcó que “es el decreto de
tarifas para media y larga distancia provincial, en urbanos,  es el
reconocimiento de mayores costos por kilómetro recorrido”. Ese fue el
anticipo de lo que finalmente ratificó Cornejo quien habló por los datos
que les pasó Sergio Marinelli, el designado secretario de Servicios
Públicos.

 

El canal de TV Acequia

Está claro por sus propios dichos, que el canal provincial de
televisión creado por Paco Pérez no es relevante para el nuevo
gobernador. Pero como ya está funcionando esbozó su pensamiento. Quiere
que, “sin caer en la tinelización”, contenga una programación que aspire
a ser masiva y competitiva y remarcó que le gustaría que se asocie (que
haya sinergia) en algunas producciones con el canal Señal U de la
UNCUYO.

 

El gabinete extrapartidario

Cornejo detalló de qué modo eligió a sus colaboradores tomando como
criterio tres aspectos: el político, que sean entendidos en su función y
que sepan comunicar sus actos de gobierno. “No es fácil encontrar las
tres características juntas, pero nadie puede negar que no es lo mismo
ser funcionario ahora que hace diez años atrás”, explicó.

En ese detalle es que también mencionó a los extrapartidarios que sumó a su gabinete. Veamos.

Vicente Chicho Russo: histórico ex intendente de San Rafael y
peronista de base estará como subsecretario en el ministerio de
Infraestructura, Energía  y Economía a cargo de Enrique Vaquié.

Antonio Bizzoto: dirigente de Pro en Maipú será colaborador directo del ministro de Hacienda, Martín Kerchner.

Oscar Sagás: el médico y reconocido dirigente demócrata será subsecretario de Salud.

Silvina Anfuso: la dirigente encolumnada tras Margarita Stolbizer y
ex funcionaria de la Municipalidad de Godoy Cruz tendrá a cargo el área
de política de género aunque no se sabe si estará bajo la órbita del
Ministerio de Gobierno o de Desarrollo Social como lo está ahora.

Gianni Venier: el designado ministro de Seguridad es un experto de
materia penal y ha participado de otras gestiones (peronistas) y su
pasado es ganso.

En reserva

Tras ocho años como intendente de Godoy Cruz, Cornejo vuelve al ruedo
provincial a partir de hoy miércoles 9 y como será el máximo
responsable político de Mendoza. Según él va por una revaloración del
cargo. Va por una recuperación de la autoridad del gobernador que se ha
visto devaluada porque los últimos terminaron casi mendigando en la Casa
Rosada.

La realidad redimensionada por su prisma le hizo cambiar sus
prioridades o por lo menos tuvo que equilibrar sus planes. Hasta hace un
tiempo su obsesión era la seguridad, o mejor dicho, la inseguridad.
Ahora se nota que esa fijación de encarar un plan de seguridad
ambicioso ha quedado equiparada a la preocupación por rediseñar la
administración de los recursos para que no se gaste más de lo que
ingresa (necesita revertir la relación negativa de los 3 mil millones
que se recaudan contra los 3500 millones que egresan por mes). Por eso
ahora habla de un operativo piloto de seguridad en los primeros veinte
días de gestión para poner a prueba la capacidad operativa de la
policías que entre otras calamidades sufre de decidia, de acuerdo al
pronóstico de quien fuera ministro de Seguridad. 

También se le impone la imagen desvastada de los hospitales más
importantes de Mendoza (Central, Lagomaggiore y Notti) sin insumos
disponible para el inicio de su gobierno y eso le hace pensar que debe
sostener una precaria estructura de salud con pocas herramientas. 

Por todo esto eso admite que depende de la política económica del
país para buscar también rápidamente intentar reactivación mendocina
para alentar la creación del empleo privado y disminuir la expectativa
de salvarse con un puesto en el Estado.

La era Cornejo está más emparentada a las escasas promesas y en
contrapartida, un hiperrealismo político para demostrar que vivimos en
un desierto más allá de lo geográfico. 

Fuente: Unidiversidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here