Decenas de familias fueron estafadas en la zona Este con la promesa de una vivienda

Un sujeto que aseguraba tener “fluidos contactos en el IPV”, prometía casas a cambio de un adelanto de dinero.

Al menos 40 personas, muchas jefes de familia, fueron estafadas en el Este por un sujeto que decía tener “contactos en el IPV” y prometía el acceso a una vivienda a cambio de un adelanto de dinero, que en algunos casos llegó a los $ 25.000.

Hace siete días, cuando perdieron todo rastro con el supuesto intermediario, las personas entendieron que habían sido víctimas de un engaño.

“Lo conocí hace un año y a través de un amigo que también buscaba casa. Decía tener contactos con el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) y que se encargaba en la zona de reubicar las casas que se les quitaban a los titulares por falta de pago”, cuenta Hernán, que tiene 27 años, es de Junín y ya radicó la denuncia en la Fiscalía.

Hernán vive con sus padres, trabaja en una farmacia y con la idea de tener casa propia, a mediados de julio del año pasado le dio al supuesto intermediario del IPV, un primer pago de $ 12.800. Desde entonces fue entregando otras sumas menores de dinero, siempre en concepto de “trámites administrativos”.

Su caso no es el único, ya que a mediados de 2017 el estafador, identificado por sus víctimas como Juan Carlos Ahumada, comenzó a contactar a vecinos de Junín, San Martín y también Rivadavia, bajo el argumento de que trabajaba para un ingeniero del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) y que existían varias casas, en diferentes barrios de la zona, que serían desadjudicadas a morosos.

“Usted sabe cómo está la cosa y lo difícil que es conseguir vivienda. Este Ahumada se veía como un hombre tranquilo, dijo tener contactos y me incluyó en un grupo de Whatsapp. Nunca imaginé que sería un estafador”, explica Marcelo, que alquila en San Martín y que entregó $ 15.000, “para asegurarse una vacante”, según le prometió el falso gestor.

Pero desde hace una semana, el grupo de “beneficiarios” perdió el rastro de Ahumada, quien había prometido para estos días entregar llaves de algunas casas desadjudicadas: “No atiende el teléfono, tampoco está en los grupos de Whatsapp. Dicen que vive en Las Heras y otros que a esta altura se fue de la provincia”, cuenta Mario, que le entregó $ 13.000 a una ex pareja de Ahumada, a cambio de un recibo que ahora sabe no tiene ningún valor.

LEÉR MÁS  San Martín: así atraparon al hombre acusado de violar a una joven a días de ser liberado

“El martes pasado teníamos que reunirnos en el IPV con él, eso es lo que nos dijo, pero desde el día anterior ya no atendía el teléfono y hasta hoy no hay noticias”, agrega Mario, que va a denunciar la estafa y piensa reclamar el dinero perdido a la mujer a la que se lo entregó: “Yo a Ahumada nunca llegué a verlo”, admite.

El IPV niega que algún Juan Carlos Ahumada trabaje en ese organismo y al mismo tiempo, descarta que existan gestores particulares que en nombre del IPV, agilicen trámites para entrega de viviendas.

“El IPV construye casas pero no prioriza casos, esa es tarea de los municipios”, explica Héctor Ruiz, miembro del directorio del Instituto Provincial de la Vivienda.

“Uno entiende la desesperación de algunas personas por tener su casa, pero hay que andar con cuidado y solo recurrir a fuentes oficiales. Insisto en que no hay empleados o gestores del IPV que visiten a la gente o armen reuniones con la promesa de una casa, así no funciona el sistema”.

El funcionario subraya que “la gente que busca una vivienda tiene que arrimarse por la comuna, esa es la vía para iniciar el trámite. No solo porque los municipios tienen sus áreas de Vivienda donde se estudian y priorizan los casos, sino porque en cada municipio funciona una oficina del CAM (Centro de Atención Municipal), que es el contacto que el IPV tiene para atender a los vecinos”.

Muchos de los perjudicados por el estafador han realizado denuncias en Fiscalía y otros se aprestan a hacerlo por estas horas. También hay un grupo que quiere ir a las oficinas del IPV a plantear el problema.

“Pueden venir y vamos a escucharlos, pero lamentablemente no tenemos una solución porque somos ajenos al problema; el IPV no tiene gestores en la calle”, cierra Ruiz.

Desadjudicarían más de 800 casas del IPV 

El Instituto Provincial de la Vivienda evalúa la posibilidad de desadjudicar hasta un total de 880 casas en toda la provincia. Se trata de aquellas cuyos actuales titulares no cumplen con los requisitos establecidos previamente.

LEÉR MÁS  El ex director del Lagomaggiore volcó sobre un río seco de Tunuyán

En declaraciones periodísticas realizadas en el Este mendocino, Damián Salomone, director del IPV, explicó que muchas de esas casas, ahora en revisión, están siendo alquiladas y recordó que una de las condiciones para acceder a una construcción del IPV es, precisamente, no tener una vivienda propia.

Salomone estuvo en Santa Rosa, junto al gobernador Alfredo Cornejo y a la intendente Norma Trigo, donde entregaron 26 viviendas, correspondientes a la tercera etapa del barrio 12 de Octubre, ubicado a la vera de la ruta 50, en el distrito que lleva el mismo nombre.

El titular del IPV señaló además que existe otro grupo de viviendas cuyos titulares “registran deudas importantes, pese a que las cuotas de pago de las mismas son muy bajas”.

Salomone agrego que, si bien la intención inicial “no es quitarle a la gente la vivienda, no se puede estar sin pagar, mucho menos con cuotas que han quedado completamente desactualizadas y son cánones de $ 20 hasta $ 70 por mes, por eso no entendemos cómo no pueden pagar esas bajísimas cuotas”.

También el gobernador se refirió al tema: “Les digo a los adjudicatarios que sé lo difícil que es llegar a tener la casa propia, pero necesitamos que cumplan con el pago de la cuota para que el sistema siga funcionando y algún día todos puedan tener su casa”.

En referencia al trabajo que realiza la gestión en materia de vivienda social, Cornejo explicó: “Tenemos en la actualidad 2.500 casas en construcción y estamos licitando a través del programa Mendoza Construye con fondos propios de la Provincia y de la Conavi. Hoy hay gente que paga una cuota de menos de $ 100 y estamos tratando de regularizar esa situación con índices UVA para poder seguir construyendo casas”.

Las 26 viviendas entregadas en Santa Rosa cuentan con 67 m² cubiertos. Todas por igual contienen 2 dormitorios con espacio destinado a placar, baño, estar comedor y cocina lavandería.

También en San Martín fueron entregadas un total de 84 viviendas del barrio Néstor Kirchner, ubicado en calle Tropero Sosa y Fuad. Del acto participaron Damián Salomone, el ministro de Infraestructura, Martín Kerchner, y el intendente Jorge Giménez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here