La situación actual por la que atraviesa el radicalismo dista mucho de ser la mejor, con gran fuego cruzado entre los máximos dirigentes, y parce ser que Mendoza no esta exenta de esa realidad. Días atrás la conduccióna nacional de la UCR emitió un comunicado público en el que instaba a a deponer la postura de Iglesias de postularse a Diputado Nacional por afuera del radicalismo, expresándole que así le hacía el juego a la Casa Rosada.

Poco tardó el ex Gobernador en responderle, y lo realizó mediante una dura carta en la que, por el contrario, responsabiliza a la actual conducción nacional de consentir a la actual conducción provincial de ese partido, a la que señaló de haber violado los principios del radicalismo y haberle dado la oportunidad al kirchnerismo, en el 2007, momento en el cual se consumó la formula Fernández. Cobos.

LEÉR MÁS  Cayó un avión en Rivadavia

Entre los conceptos mas importantes de la carta enviada por Iglesias a Barletta se puede citar: ”Disiento absolutamente con usted, como también lo hacen otros importantes dirigentes del radicalismo, acerca de que el no participar dentro de las estructuras partidarias es hacerle el juego al oficialismo. Nada más inexacto, por cuanto el objetivo hoy es ponerles un freno legislativo a los atropellos que el oficialismo viene realizando con sus mayorías”. ”Como es claro, yo nunca me doblé. ¿Puede usted afirmar lo mismo, con la mano en el corazón, de aquellos a los que hoy apoya y consiente?”.

LEÉR MÁS  Madres de un colegio mendocino denunciaron tráfico de fotos de sus hijas

La misiva continúa: ”Usted consiente y acompaña a los que no sólo defeccionaron de los principios que el radicalismo sostiene y pregona, sino que su complicidad con el proyecto K en el 2007 permitió que el desarrollo del sistema político que hoy nos acosa lograra su cometido de hacerse del poder sin tener que someterse siquiera a una segunda vuelta electoral”. ”Cualquiera que conozca un poco de política y diplomacia, y otras, debe saber que, cuando se quiere conciliar a las partes, lo último y peor que se puede hacer es un apriete público a una de ellas, porque lo que se logra es precisamente el efecto contrario”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here