Luego de la captura de dos sospechosos, se conocieron más detalles de cómo fue el hecho que terminó con la vida de Leonardo Lucero. El fiscal Gustavo Pirrello los imputó como coautores de homicidio y los mandó a la cárcel.

La investigación judicial y policial por el asesinato de Leonardo Lucero fue lenta pero efectiva. Este joven de 24 años fue encontrado asesinado, quemado y mutilado en el oeste de Godoy Cruz la mañana del 12 de julio al norte del parque de descanso Los Andes Memorial. Un mes y medio después, dos hombres fueron detenidos por estar acusados de ser los autores del hecho de sangre.

Las capturas se produjeron el miércoles, luego de un par de allanamientos en el citado departamento, y este jueves el fiscal del caso, Gustavo Pirrello, ordenó que pasen a la cárcel. Los identificaron como Rafael Yañez y Mariano Gutiérrez y los imputaron como coautores de homicidio al no estar definido cuál de ellos fue el matador.

LEÉR MÁS  Pulverizan en San Carlos a pesar del rechazo del Concejo

Para los detectives, a Lucero, cuidacoches de dos sectores de Ciudad, lo mataron por una bronca relacionada a la venta de drogas. La víctima conocía a los dos sospechosos y esto no es un detalle menor.

Debido a esto, comenzaron a trabajar varias líneas investigativas relacionadas a su entorno. Tras reunir las pruebas necesarias, se produjeron las detenciones. También secuestraron un par de vehículos para realizar peritajes: buscan, precisamente, si quedaron rastros hemáticos.

Una de las sospechas apunta a que a la víctima, después de asesinarla a golpes con elementos contundentes, la transportaron en una valija hasta la zona donde de la depositaron: un pequeño zanjón ubicado en el piedemonte, en la intersección Proyectada y Prolongación Totoral, hacia el suroeste de los barrios Los Toneles y Foecyt. Luego, la prendieron fuego con el objetivo de borrar todo tipo de pruebas.

Un puestero de la zona fue el que descubrió el cadáver. Escuchó ladridos de un grupo de perros cimarrones, se agachó para mirar debajo del puente y observó que los canes comían alguna de sus partes. Dio aviso al 911 y efectivos de Policía Científica comenzaron a trabajar en el cadáver. Le faltaban las piernas y la mano izquierda. Gracias a las huellas de dedos de la mano derecha, tres días después, se conoció la identidad del fallecido.

LEÉR MÁS  Le reconstruyen el rostro a un nene mordido por un rottweiler

Lucero tenía 24 años, vivía sobre calle Cipolletti y tenía pareja. Si bien 95% del cadáver estaba quemado, el informe de la necropsia reveló que a Lucero lo asesinaron a golpes en la cabeza. De la pesquisa se desprende que cargaron el cuerpo en una valija, lo subieron a un auto y luego lo dejaron en el zanjón. Allí lo prendieron fuego y huyeron a toda velocidad sin que ningún testigo presencial los viera.

El fiscal inició la instrucción con la búsqueda de testigos. La familia de Lucero declaró y aportó algunos detalles de la vida que llevaba Lucero. También otros declarantes fueron encaminando la pesquisa hasta que se supo, contaron fuentes policiales, que la víctima mantenía conflictos con un hombre que podría ser Rafael Yañez, un hombre de más de 40 años con antecedentes por violación de la Ley de Estupefacientes.

LEÉR MÁS  Guaymallén: fin de semana cargado en el Centro Cultural Le Parc

A este último, las fuentes policiales lo sindicaron como vendedor de drogas, relacionado directamente con la hinchada del club Godoy Cruz. Por esto, la hipótesis principal sostiene que Lucero pudo haber mantenido algún tipo de deuda económica por este tema. Por eso lo mataron, infieren los detectives.

En su perfil de Facebook, que usaba con otra identidad, Lucero evidenciaba que mantenía conflictos con algún conocido. Y su entorno conocía esta situación. Con todos estos elementos, más lo que las pruebas están produciendo, en la fiscalía entendieron que los dos detenidos están comprometidos con el crimen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here