Típico de buen estratega, bajar las expectativas de los gremios, empleados públicos y la población en general parece haber sido la estrategia del líder de Cambia Mendoza, replicada con fervor por medios de comunicación amigos del poder. No es para menos, la mala administración de Perez en los últimos meses, sobre todo desde agosto a la fecha, han dejado a Mendoza en una situación de alerta, pero sin incendios ni revueltas como la historia reciente nos relata, y como se intentó instalar durante los últimos 60 días.

Ganó la primer batalla

La planificación de la “transición” no fue un tema improvisado para Cornejo, pensando en una “luna de miel”, propia y merecida de todo aquel que llega el poder, el gobernador entrante ya tuvo sus victorias en la legislatura, el principal escollo con el que se encontrará a futuro, pero con un peronismo segregado y con líderes territoriales tratando de negociar con él para salvar sus propios intereses.

LEÉR MÁS  Muerte de Leonela: imputarán a la intendente de Santa Rosa

Las herramientas de las que se hizo

Una “Ley de Transición” elaborada por él mismo, pero enviada a la legislatura por un gobernador saliente acorralado, logró obtener antes de sentarse en el sillón de San Martin, un “permiso” de endeudamiento superior al que tuvieron sus antecesores en los últimos años. Más de 10 mil millones, equivalentes a varias pautas salariales -que apenas supera los mil millones cada una-

LEÉR MÁS  Volcó un camión que llevaba 93 mil huevos

Gestionar

Será su desafío. Gracias a su pericia, comienza su mandato con herramientas que la UCR le negó a Francisco Perez durante 4 años. Tiene la posibilidad de conseguir los fondos para saldar las deudas y hacer frente a los compromisos propios de la provincia. Posee a su favor un gobierno nacional afín que le prometió ayuda durante la contienda electoral.

LEÉR MÁS  Pescaron al abuelo narco de Guaymallén

Promesas de campaña y “un plan” aún desconocido

Su eslogan era el “cambio” y la planificación su escudo de batalla, pero lo cierto es que aún no se conoce esa planificación, habrá que darle tiempo, tiene urgencias, pero la provincia no quiere un nuevo “mapa del delito”. Los mendocinos votaron seducidos por una promesa, y seguramente es lo que van a apoyar, pero también estan cansados de las que no se cumplen, las que sirven solo para llegar al poder.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here