Chagas: hallan vinchucas infectadas en el Gran Mendoza

Por Santiago Montiveros para VP

“En Chagas estamos en rojo”, admitió Matías Roby a mediados de abril. Ahora, un informe del Ministerio de Salud de la Nación lo ratifica y ubica a Mendoza entre las seis provincias en situación de alto riesgo para la transmisión vectorial, es decir, a través de la vinchuca. A la par, se da un fenómeno paralelo: la presencia de este insecto ya no se limita a las zonas rurales y cada vez es más común en el área metropolitana. De hecho, la Dirección de Zoonosis recibe cientos de muestras por año y, en lo que va de 2014, los análisis demostraron que dos vinchucas halladas en el Gran Mendoza estaban infectadas y podían contagiar el Mal de Chagas.

La situación preocupa a las autoridades y desde el Departamento de Epidemiología, a cargo de Rubén Cerchiai, confirmaron a Diario Vox que durante 2014 se notificaron 551 casos de personas enfermas. Sin embargo, no son pacientes que contrajeron la enfermedad por haber sido picados recientemente. Se trata de 541 hombres y mujeres con infecciones antiguas que fueron detectadas este año (Chagas crónico), y de 10 niños cuyas madres padecían la enfermedad y se las trasmitieron (Chagas congénito). En estos casos, si se realiza un tratamiento antes de los 14 años, la recuperación es altamente probable.

De acuerdo con los registros de la Dirección de Zoonosis, el último caso de transmisión por la picadura de vinchuca infectada del que se tenga registro en data de 2006. “Fue un hombre que no era de Mendoza y que se encontraba temporalmente en la provincia, por eso no pudimos seguir de cerca el caso después de detectarlo”, recordó la directora de Zoonosis, Patricia Lencina, y adelantó que próximamente trabajarán en conjunto con la fundación Mundo Sano en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad.

Vinchucas en el Centro

Por año, la Dirección de Zoonosis analiza unas 600 vinchucas de toda la provincia. Ante esto, generalmente los análisis dan negativo. Sin embargo, la responsable del área remarcó que en la primera mitad de 2014 se encontraron dos vinchucas infectados con Chagas en el área metropolitana. “Hubo dos casos positivos. En ambos, los animales fueron traídos de manera espontánea. Igualmente, más allá de que los insectos tenían Chagas, se hicieron análisis médicos a las personas del entorno y resultaron negativos”, señaló.

La creciente cantidad de vinchucas en las ciudades está relacionada con las plagas de palomas. Según explican los profesionales, los insectos se alimentan de la sangre de estas aves y encuentran en sus nidos el hábitat ideal para su proliferación. Ante esta nueva situación, Lencina valoró los esfuerzos de los municipios, como Capital, para disminuir la población de palomas y pidió un cambio cultural a la gente. “No se tiene que alimentar a las palomas, por ejemplo. Son animales que además de favorecer la presencia de vinchucas, transmiten otras enfermedades a través de las heces”, dijo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here